SAN JUAN, APÓSTOL Y EVANGELISTA (Fiesta)

Evangelio : 27 de Diciembre de 2011

 SAN JUAN, APÓSTOL Y EVANGELISTA (Fiesta)

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 20, 1-8

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús; éste no estaba caído con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.

Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.

Fuente: Camino Misionero

Compartiendo la Palabra

Por Rosa Ruiz. Misionera Claretiana

“Eso que hemos visto y oído, os lo anunciamos”, dice Juan en su primera carta… Juan, apóstol y evangelista; discípulo querido del Maestro (como nos recuerda el evangelio de hoy), hombre con una sensibilidad y delicadeza poco común por lo que conocemos de sus escritos y de la comunidad que él animaba. Es Juan, el hijo de Zebedeo, hermano de Santiago, testigos en Getsemaní y en la transfiguración junto a Pedro, y el único que permaneció con María ante la cruz. Un apasionado de la encarnación, del misterio que celebramos en Navidad (a su Evangelio debemos que más tarde san Ireneo hablara de “encarnación”, pues es Juan quien dice que “el Verbo se hizo carne” –sarx- y no sólo “hombre” –anthropos-).

Quizá si releemos con calma las lecturas de hoy, podamos encontrar un hilo conductor de fondo que explica todo esto: el amor. El amor que responde inmediatamente, el amor que conoce la alegría completa, el amor que anuncia con la vida lo que ve y lo que vive, el amor que corre hacia el sepulcro porque sabe ver Luz en la noche y resurrección donde otros sólo ven un sepulcro vacío. El amor que siempre cree porque no podemos desconfiar de quien amamos. No es casualidad que la tradición haya pintado a Juan reclinado en el pecho de Jesús: esa es la postura que narra el evangelista en la última cena, pero también es la postura de dos personas que se quieren profundamente… más que amistad, más que puro gusto… Un amor que va más allá pero que se expresa en el “más acá”, en la verdad de nuestro cuerpo y nuestra carne.

Así lo vivió, al parecer, el santo de hoy y nuestro Señor Jesucristo.

Todos los seguidores de Jesús tenemos –o querríamos tener- algo de Juan… Gustemos de ello, agradezcamos el don de poder vivirlo –al menos de vez en cuando- y pidamos al Niño, al Dios de la carne y de la historia, que aumente nuestra fe, nuestro amor y nuestra esperanza. ¡No por nuestros méritos!… sino porque en vivir unidos a Él está la fuente de nuestra vida. Para celebrarlo, os regalo dos canciones preciosas: Enamoraos de Él y Sólo por tu amor.

Blog católico de oraciones y reflexiones pastorales sobre la liturgia dominical. Para compartir y difundir el material brindado. Crremos que Dios regala Amor y Liberación gratuita e incondicionalmente.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 699 seguidores

%d personas les gusta esto: