La Misa

Amigos, tomo esta pagina completa sobre la Misa, por su claridad y perfeccion de “Rosario.org” Gracias

 

Amar la Misa es amar a Jesucristo

La palabra Eucaristía significa: sacrificio para dar gracias, en ella le damos gracias a Dios por todas las cosas que nos ha dado, y especialmente, por la Redención que en su Hijo nos dio. Celebrando y participando en la Eucaristía, nos unimos a Cristo que intercede por nosotros al Padre.
“Me acercaré al altar de Dios, al Dios que alegra mi juventud” (Sal 42,4). La Misa es un canto de alabanza a Dios Padre por Jesucristo en la unidad del Espíritu Santo. En la Misa actúa la Santísima Trinidad: Por voluntad del Padre y con la cooperación del Espíritu Santo, el Hijo se ofrece.

 

los fines de la misa

Estructuras de la misa:sus elementos y partes

Ritos iniciales

Profesión de fe

Oración de los fieles

Liturgia Eucaristica

Rito de comunión

Rito de conclusión

   

Los fines de la misa.  

a) Adoración: En la Misa ofrecemos a Dios como homenaje de nuestra adoración lo que el mismo nos ha dado; nada menos que el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que tiene valor infinito.
b) Acción de Gracias: En ella nos presentamos ante Dios para darle gracias por sus innumerables dones espirituales y materiales.
c) Petición de perdón: Es Evidente que somos pecadores, que ofendemos a Dios, que no tenemos méritos personales, sin embargo, no nos llenamos de tristeza, pues podemos decir: ¡Señor ten piedad! Y tener la seguridad de ser escuchados y perdonados.
d) Súplica: ¡Necesitamos tantas cosas! En este mundo quien no puede conseguir algo pide ayuda, y cuando la persona está sobre nosotros pedimos la intercesión de otra que este en mayor estima que nosotros (mamá por favor dile a papa que me dé permiso para ir a…) Nosotros para pedirle a Dios Padre tenemos pocos méritos, por eso pedimos siempre la intercesión de su Hijo Jesús: “Por Jesucristo Nuestro Señor”. Con esta recomendación, nosotros podemos acudir confiados a quién todo lo puede.

Intenta no sólo asistir, sino vivir el Santo Sacrificio de la Misa. Aprende a meterte en las palabras y oraciones. Si los que estamos en Misa, realmente la vivimos, el mundo – cada uno de nosotros – será notablemente mejor. Porque una Misa tiene un valor infinito, ya que allí se ofrece al mismo Jesucristo Hijo de Dios.

Estructuras de la Misa: Sus elementos y partes.   

Diversos elementos de la misa
Oraciones y otras partes que corresponden al sacerdote

Entre las atribuciones del sacerdote, ocupa el primer lugar la Plegaria Eucarística, que es el culmen de toda la celebración. Se añaden a esta otras oraciones, es decir, la oración colecta, la oración sobre las ofrendas y la oración después de la comunión.

Otras fórmulas que se usan en la celebración.
Las aclamaciones y respuestas de los fieles a los saludos del sacerdote y a sus oraciones constituyen precisamente ese nivel de participación activa que se pide en cualquier forma de Misa a los fieles reunidos, para que quede así expresada y fomentada la acción común de toda la comunidad.

Posturas corporales
La postura uniforme, seguida por todos los que toman parte en la celebración. Es un signo de comunidad y unidad de la asamblea, ya que expresa y fomenta al mismo tiempo la unanimidad de todos los participantes.
En todas las Misas, a no ser que se diga lo contrario, queden de pie: desde el principio del canto de entrada, mientras el sacerdote se acerca al altar, hasta el final de la colecta; al canto del Aleluya que precede al Evangelio; durante la profesión de fe y la oración de los fieles; y, desde que empieza la oración sobre las ofrendas hasta el fin de la Misa. Es una postura de respeto y estar listos para actuar.
En cambio, estarán sentados durante las lecturas con su salmo responsorial; durante la homilía, y mientas se hace la preparación de los dones en el ofertorio; también, según la oportunidad, a lo largo del sagrado silencio que se observa después de la Comunión.
En cambio estarán de rodillas, a no ser que lo impida la estrechez del lugar o la aglomeración de la concurrencia o cualquier otra causa razonable, durante la consagración.

El silencio
También como parte de la celebración, ha de guardarse en su tiempo silencio sagrado. La naturaleza de este silencio depende del momento en que se observa durante la Misa; por ejemplo, en el acto penitencial y después de una invitación a orar, los presentes se concentran en sí mismos: al terminarse la lectura o la homilía, reflexionan brevemente sobre lo que han oído; después de la comunión alaban a Dios en su corazón y oran.

La misa consta en cierto sentido de dos partes: Liturgia de la Palabra y la Liturgia Eucarística, tan estrechamente unidas entre sí, que constituyen un solo acto de culto. Otros ritos pertenecen a la apertura (ritos iniciales) y la conclusión de la celebración (rito de Comunión).

Ritos iniciales

Todo lo que precede a la liturgia de la Palabra, es decir, el canto de entrada. El saludo, el acto penitencial, el “Señor ten piedad” con el Gloria y la colecta, tienen el carácter de introducción y preparación.
La finalidad de estos ritos es hacer que los fieles reunidos constituyan una comunidad y se dispongan a oír como conviene la Palabra de Dios y a celebrar dignamente la Eucaristía.

Canto de entrada

El fin de este canto es abrir la celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido, elevar sus pensamientos a la contemplación del misterio litúrgico o de la fiesta y acompañar la procesión de sacerdotes y ministros.

Saludo al altar y al pueblo congregado.

El sacerdote cuando llegan al presbiterio, besa el altar, para manifestar su veneración. El altar representa a Cristo siempre presente entre nosotros. Unirse al beso que da el sacerdote al altar, como si se diera a Cristo mismo, con un intenso deseo de permanecer siempre unidos a Él.
Terminado el canto de entrada, el sacerdote toda la asamblea, hacen la señal de la cruz. Con esto se invoca la presencia de la Santísima Trinidad, ya que a ella y su Gloria se dirige nuestra Oblación, además se recuerda la Cruz de Cristo y de su pasión de la que siguen todos los bienes.
A continuación el sacerdote, por medio de un saludo, manifiesta a la asamblea reunida la presencia del Señor. Con este saludo y con la respuesta del pueblo queda de manifiesto el misterio de la Iglesia congregada.

Acto penitencial

Después el sacerdote invita a un acto penitencial donde se hace un breve silencio para recordar nuestros pecados, y pedir perdón al Señor, toda la comunidad hace su confesión general y se termina con la absolución general del sacerdote.
Golpearse el pecho: Cuando rezamos el “Yo confieso” es un gesto de señalamiento, como si nos acusáramos diciendo: “soy yo” lo cual manifiesta públicamente que uno se reconoce pecador.

Señor ten piedad

Siendo un canto con el que los fieles aclaman al Señor y piden su misericordia, regularmente habrán de hacerlo todos, es decir, tomarán parte en él, el pueblo y los cantores.

Gloria

El Gloria es un antiquísimo y venerable himno con que la Iglesia congregada en el Espíritu Santo glorifica a Dios Padre y al Cordero y le presenta sus súplicas. Lo canta o recita la asamblea de los fieles. Se canta o se recita los domingos, fuera del tiempo de Adviento y Cuaresma, las solemnidades y fiestas y en algunas peculiares celebraciones.

Oración colecta

A continuación el sacerdote invita al pueblo a orar todos, a una con el sacerdote, permanecen un rato en silencio para hacerse conscientes de estar en la presencia de Dios y formular interiormente sus suplicas. El pueblo, para unirse a esta suplica y dar su asentimiento, hace suya la oración pronunciando la aclamación: Amén.

Liturgia de la Palabra

Cuando se leen en la Iglesia las Sagradas Escrituras es Dios mismo quien habla a su pueblo, y Cristo, presente en su Palabra, quien anuncia la Buena Nueva. Por eso las lecturas de la Palabra de Dios deben ser escuchadas por todos con veneración.
Y aunque la palabra divina, en las lecturas de la Sagrada Escritura, va dirigida a todos los hombres de todos los tiempos y está al alcance de su entendimiento, sin embargo, su eficacia aumenta con una explicación viva, es decir, con la homilía, que viene así a ser parte de la acción Litúrgica.
En las lecturas, que luego desarrolla la homilía, Dios habla a su pueblo le descubre el misterio de la Redención y Salvación, y le ofrece el alimento espiritual; y el mismo Cristo, por su Palabra, se hace presente en medio de los fieles. Esta Palabra divina la hace suya el pueblo con sus cantos, mostrando su adhesión a ella con la profesión de fe, y una vez nutrido con ella, en la oración universal, hace súplicas por las necesidades de la Iglesia entera y por la salvación de todo el mundo.

Las lecturas

Tomadas de la Sagrada Escritura constituyen la parte principal de la liturgia de la Palabra. Dios habla para decir lo que espera de nosotros, y disponernos interiormente a corresponder a sus dones.

El Evangelio

Se escucha de pie, porque especialmente nos habla Jesús, el Hijo de Dios, plenitud de toda revelación. Narra la vida de Jesús y su doctrina.
Signarse tres veces antes del Evangelio: en la frene, la boca y el pecho “Que este Evangelio penetre mi inteligencia, para que lo entienda; mi boca para que lo proclame y mi corazón, para que lo ame”.

La homilía

Es la palabra del celebrante revestida con la autoridad de Cristo. Muy recomendada, pues es necesaria para alimentar la vida cristiana. Conviene que sea una explicación, o de algún aspecto particular de las lecturas de la Sagrada Escritura, o de otro texto del Ordinario, o de la Misa del día, teniendo siempre presente, ya el misterio que se celebra, y a las particulares necesidades de los oyentes.
Es importante sacar alguna conclusión, un propósito personal para la vida diaria.

 Profesión de fe

Tiende a que el pueblo de su asentimiento y su respuesta a la Palabra de Dios oída en las lecturas y en la homilía, y traiga a su memoria, antes de empezar la celebración eucarística, la regla de su fe.
Inclinación de nuestro cuerpo: hace participar discretamente el cuerpo en la oración. Esta indicación que se haga en las palabras del Credo “Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen y se hizo hombre…”para honrar la Encarnación del Señor con la que se inaugura el misterio de nuestra salvación.

Oración de los fieles

En la oración universal u oración de los fieles, el pueblo, ejercitando su oficio sacerdotal, ruga por todos los hombres. El orden de estas intenciones será generalmente:
a) Por las necesidades de la Iglesia
b) Por los que gobiernan el Estado y por la salvación del mundo.
c) Por los oprimidos bajo determinadas dificultades.
d) Por la comunidad local.

Liturgia Eucarística

En la Última Cena, Cristo instituyó el sacrificio y banquete pascual, por el que se hace continuamente presente en la Iglesia el sacrificio de la cruz, cuando el sacerdote, que representa a Cristo, lleva a cabo lo que el Señor mismo realizó y confió a sus discípulos para que lo hicieran en memoria suya. Es la parte principal de la Misa.

Consiste en:

1) En la preparación de las ofrendas se presentan en el altar el pan y el vino con agua; es decir, los mismos elementos que Cristo tomó en sus manos.
2) En la Plegaria Eucarística se da gracias a Dios por toda la obra de la Salvación, y las ofrendas se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
3) Por la fracción del mismo pan se manifiesta la unidad de los fieles, y por la comunión ellos reciben el Cuerpo y la Sangre del Señor, del mismo modo que los apóstoles lo recibieron de manos del mismo Cristo.

Preparación de los dones

Se traen a continuación las ofrendas: es de alabar que el pan y el vino lo presenten los mismos fieles. El dinero y otros dones que los fieles aportan para los pobres o para la Iglesia, se consideran también como ofrendas; por eso se colocan en un lugar apropiado cerca del altar.
Es la presentación del pan y del vino junto con nuestra acción de gracias por todo lo que recibimos de Dios, nos presentamos a Dios con el deseo de que así como transformará esos dones en el Cuerpo y Sangre de Cristo, también a nosotros transforme conforme a su voluntad.

Oración Eucarística

La Oración Eucarística, que es el punto central y el momento culminante de toda la celebración; es una plegaria de acción de gracias de santificación. El sacerdote invita a los fieles a levantar el corazón hacia Dios y a darle gracias a través de la oración que en nombre de toda la comunidad, va a dirigir al Padre por medio de Jesucristo.
El sentido de esta oración es que toda la congregación de los fieles se una con Cristo en el reconocimiento de las grandezas de Dios y en la oblación del sacrificio.

Los principales elementos de que consta la Oración Eucarística pueden distinguirse de esta manera:

1. ACCIÓN DE GRACIAS: (que se expresa sobre todo en el prefacio) en la que el sacerdote, en nombre de todo el pueblo santo, glorifica a Dios Padre y le da las gracias por toda la obra de salvación o por alguno de sus aspectos particulares, según las variantes del día, fiesta o tiempo.
2. ACLAMACIÓN: (EL SANTO) con la que toda la asamblea, uniéndose a las potestades celestiales, canta o recita. Esta aclamación, que constituye una parte de la Plegaria Eucarística, la pronuncia todo el pueblo con el sacerdote.
3. EPÍCLESIS: Con la que la Iglesia, por medio de determinadas invocaciones implora el poder divino para que los dones que han ofrecido los hombres, queden consagrados, es decir, se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y para que la hostia inmaculada que se va a recibir en la comunión sea para salvación de quienes la reciban.
Ponerse de rodillas: Cuando el sacerdote coloca las manos extendidas encima de las ofrendas. Con esto se atestigua que los cristianos reconocemos que estamos en presencia de Alguien más grande que nosotros.
4. NARRACIÓN DE LA INSTITUCIÓN Y LA CONSAGRACIÓN: Mediante las palabras y acciones de Cristo se lleva a cabo el sacrificio que Cristo mismo instituyó en la Última Cena
Mirar el Cuerpo y la Sangre: Los fieles deben, pues, mirar primero a Aquel al que luego van a dorar inclinándose, al mismo tiempo que lo hace el sacerdote.
5. ANÁMNESIS: Con la que, al realizar este encargo que a través de los apóstoles la Iglesia recibió de Cristo Señor, realiza el memorial del mismo Cristo. Recordando principalmente su bienaventurada Pasión, su gloriosa Resurrección y la Ascensión al Cielo (“Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ¡Ven Señor Jesús!” u otra).
6. OBLACIÓN: Por la que la Iglesia, en este memorial, sobre todo la Iglesia aquí y ahora reunida, ofrece al Padre en el Espíritu Santo, la hostia inmaculada. La Iglesia pretende que los fieles no sólo ofrezcan la hostia inmaculada, sino que aprendan a ofrecerse a sí mismos, y que de día en día perfeccionen con la mediación de Cristo. La unidad con Dios y entre sí, de modo que sea Dios todo en todos.
7. INTERCESIONES: Con ellas se da a entender que la Eucaristía se celebra en comunión con toda la Iglesia celeste y terrena. Mencionamos aquellos por los que se ofrece el sacrificio, en primer lugar por la Iglesia, a la que pertenecemos todos, para que le dé su paz, la proteja y la mantenga unida, pedimos por el Papa y los Obispos y por todos los fieles vivos y difuntos.
8. DOXOLOGÍA FINAL: En la que se expresa la glorificación de Dios, y que se concluye y confirma con la aclamación del pueblo.
La Plegaria Eucarística exige que todos la escuchen con reverencia y en silencio. Y que tomen parte en ella por medio de las aclamaciones previstas en el mismo rito.

Rito de Comunión

Ya que la celebración eucarística es un convite pascual, conviene que según el encargo del Señor, su Cuerpo y su Sangre sean recibidos como alimento espiritual por los fieles debidamente preparados. A esto tienen la fracción y otros ritos preparatorios, con los que se va llevando a los fieles hasta el momento de la comunión.

A). El Padre Nuestro: En el se pide el pan cotidiano, que es también para los cristianos como una figura del pan eucarístico, y se implora la purificación de los pecados, de modo que, en realidad “se den a los santos las cosas santas”. Pide una dimensión vertical, hacia lo alto y luego pasará a la horizontalidad, hacia los hermanos, en el rito de la paz.
B). El rito de la Paz: Con el que los fieles imploran la paz y la unidad para la Iglesia y toda la familia humana y se expresan mutuamente la caridad, antes de participar de un mismo pan. No es nuestra paz la que nos damos, sino la de Cristo y se da para el futuro, aunque no se haya vivido perfectamente en paz los días anteriores.
C). La fracción del Pan: Este rito no sólo tiene una finalidad práctica, sino que significa, además, que nosotros, que somos muchos, en la comunión de un solo Pan de Vida, que es Cristo, nos hacemos un solo Cuerpo.
D). Inmixtión o mezcla: El sacerdote celebrante deja caer una parte de la hostia en el cáliz. El sacerdote pide con fervor llegar todos a tener una íntima comunión con Dios. (“Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo unidos en éste Cáliz sea para nosotros alimento de vida eterna”).
E). Cordero de Dios: Mientras se hace la fracción del pan y la mezcla, los cantores o un cantor, cantan el Cordero de Dios.
F). Preparación privada del sacerdote: El sacerdote se prepara con una oración privada, para recibir con fruto el Cuerpo y la Sangre de Cristo: Los fieles hacen lo mismo, orando en silencio.
G). El sacerdote muestra a los fieles el Pan Eucarístico: Que recibirán en la Comunión y los invita al banquete de Cristo; y juntamente con los fieles formula usando las palabras evangélicas, un acto de humildad (“Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”).
H). La comunión de los fieles: Los fieles debidamente preparados – que se encuentran en Gracia de Dios – reciben el Cuerpo de Cristo.
I). Canto de Comunión: Mientras el sacerdote y fieles reciben el sacramento, se tiene el canto de la Comunión, canto que debe también expresar, por la unión de voces, la unión espiritual de quienes están comulgando, demostrar al mismo tiempo la alegría del corazón y hacer más fraternal la procesión de los que van avanzando para recibir el Cuerpo de Cristo. El canto se comienza cuando comulga el sacerdote, y se prolonga mientras comulgan los fieles, hasta el momento que parezca oportuno.
J). Orar en silencio: Cuando se ha terminado de distribuir la Comunión, el sacerdote y los fieles, según lo permita el tiempo, pueden orar un rato recogidos. Si se prefiere, puede también cantar toda la asamblea, un himno, un salmo o algún otro canto de alabanza.
K). Oración después de la Comunión: El sacerdote ruega porque se obtengan los frutos del misterio celebrado. El pueblo hace suya esta oración con la aclamación: Amén.

Rito de conclusión

El rito de conclusión consta de:

a) Saludo y bendición sacerdotal: Que en algunos días y ocasiones se enriquece con otra fórmula más solemne. Con Cristo en el alma termina la Misa; la bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo nos acompaña durante toda la jornada, en nuestra tarea sencilla y normal de santificar todas las actividades humanas.
b) Despedida: Con la que se disuelve a la asamblea para que cada uno vuelva a sus quehaceres, alabando y bendiciendo al Señor. Para ir a vivir lo que hemos celebrado. Se recomienda a los fieles no descuidar, después de la Comunión, una justa y debida acción de gracias antes de salir a la calle.

 

2 comentarios

  1. Reconozco y doy Fe de la importancia de la misa, la eucaristia, la liturgia, gracias Dios por permitirme ser privilegiada.

  2. Hermoso el material, muy instructivo para el apostolado. Estela de Salta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 696 seguidores

%d personas les gusta esto: