Dios y su relación con María


(Artículo Publicado por “El Amor Misericordioso”, nº. 45, Sep. 2006)

¡María, la Bienamada de Dios!

        ¿Cómo es posible? La Madre de Dios, es… ¡Madre nuestra! ¡Señor, cuán maravilloso ygrande es tu amor por tus criaturas! Ansías con ardor comunidar y reproducir en las almas tus divinas perfecciones para concebir en ellas tu misma vida de santidad.

          La fecundidad es una perfección divina hecha portentosamente realidad en la Santa Humanidad de Cristo, encarnado por obra y gracia del Espíritu Santo en el seno virginal de María. Pero, Jesús es la cabez del Cuerpo Místico que es la Iglesia y Él desde la cruz nos dio por madrea asu misma Madre para queal convebirnos ella, la fecundidad ardiente de Dios uno y trino se derramara abundantemente sobre sus criaturas.

    Y…¿quién puede pone en duda los grandes beneficios que Dios quiere derramar en las almas, especialmente en aquellas que viven consabradas a su Madre bendita?

M. Ángeles Sorazu. Abajo biografía en .Pdf

  A continuación se transcriben unos textos de cartas que la sierva de Dios *Mª de los Ángeles Sorazu, concepcionista franciscana (1873-1921) escribió a su director espiritual, ya quenos pueden demostrar, aunque siempre será mínimamente, el amor de predilección y las gracias que Dios prodiga a traveés y por intercesion de María Santísima.

           DOS TEXTOS QUE EXPRESANT EL ALTISIMO CONCEPTO DE LA M. ÁNGELES ACERCA DE LA VIRGEN SANTÍSIMA

(Cfr. volumen I, p. 382) a) “Una larga y constante experiencia me ha enseñado que la Virgen viene a ser para dios como una cuarte relación. Que Dios ama tanto a la Virgen que la fuerza del amor que le profesa le produce un éxtasis perpetuo, así como la apremiante necesidad de comunicarse ala Señora absolutmente.

b) Como esto no puede ser, ante la imposibilidad de comunicarle su naturaleza divina, busca en el propio seno el medio de honrarla. Lo encuentra en la ferza sobreana de su divina Bondad, o en otrdos términos, lo halla en el poder mágico, belleza y boncadad fascinadoras de su Divina Naturaleza y que la extiende a la Virgen en el misterio de la Encarnación para ue le reemplace en sus relaciones con los hombres. Así se explica la soberana influencia que ejerce la Virgen en las almas, influencia más eficaz que la del mismo dios, si juzgamos por los efectos que palpamos todos los días. No porque dios Nuestro Señor sea menos poderoso que la Virgen, ni porque tenga, menos atractivos (lejos de mí creer semejante absurdo), sino porque ha confiado a la Señor el ejercicio de su virtud subyugadora, de aquella fuerza soberana, bondad poderosa, que necesariamente subyuga el corazón humano, cuando se le impone.

       c) En la santísima Virgen hallé siempre una seguridad completa, mayor que en Dios Nuestro Señor, no que Dios sea menos fuerte que la Señora para defenderme delos enemigos, sino por la eficacia especial que reviste su influencia. Muchas veces, en períodos de pureba, Nuestro Señor me ha visitado, mas no siempre me he visto libre del sufrimiento o tentación. Pero jamás me he visto favorecida dela Señora sin experimentar un cambio radical en las cisis dolorosas, como si Dios se hubiese desarmado para revestir a la Virgen de su fuerza divina, y por esto fuese Ella más poderosa que Dios para destruir las fuerzas enemigas, que comprometen mi felicidad, sustraerme del peligro, subyudar mi rebelde corazón, someterme al imperio de la gracia, etc. Muchas veces he resis tido con Dios Nuestro Señor, cuando me ha requerido para nuevos grados de perfección, alguna empresa difícil o peligrosa, pero no me acuerdo haber resistido una sola vez a la Santísima Virgen, cuando se ha impuesto a mi alma. La necesidad de obedecer a la Señora se impone a mi alma con fuerza tan suave como poderosa.” (Carta al P. Nazario., fragmento publicado en Op. Mar., pp- 23-4)

       a) No he visto jamás una obediencia tan pronta, perfecta y amorosa como la que mostró Nuestro Selor en la ocasión que ya referí -en la entrega de la Santísima Tinidad de 10 de Junio de 1911)-; aquello fu e el colmo de la dependencia de las divinas Personas a la volutad de la Virgen. Y después, en tiempos posteriores, ¡cuántas pruebas de amor hacia María y de dependencia he visto en mi Dios Uno y Trino en mis relaciones sobrenaturales! Confieso, amadísimo Padre, que he visto y veo cumplirse con perfección admirable lo que dice el Beato Luis -S. Luis Mª Grignon de Monffort- esto es, que la Virgen siempre dice “Dios” y que Dios siempre dice “María”. Esto es verdaderísimo, porque yo he visto siempre a la Virgen extasiada de amor glorficando a su Dios, y a Dios extasiado de amor por María, ocupado en su alabanza y glorificación.

      b) Especialmente son dos las formas en que se me representa la Virgen actualmente: una como Templo de Dios, comprendiendo en su seno a Jesucristo, y en Jesús al Padre y al Espíritu Santo, o sea las relaciones establecida en el seno de la unión hipostática. veo cumplidas en un sentido inefable las palabras: Fecit mihi magna qui potens est et sanctum Nomen eius  (Magnificat). Misterios que se refierenunos a la Virgen y otros a la Encarnación, mejor dicho, se refieren todos al Hijo en la Madre y a la Madre en el Hijo, meced al admirable y mutuo comercio  que existe entre los dos y se extiende ala primera y tercera Personas de la Trinidad. La otra forma es la Virgen sola, o sea, sin transparentarse el interior de la Señora. La inefabilidad que rodea la existencia de la Virgen  es indescriptible. Diríase que nuestro Señor, interesado en el honor de la Virgen, se oculta paa que resalte  más la excelencia y sobreanía de la Señora… Mi alma cae anonadada a los pies de la Señora como los cuatro animales del Apocalipsis, y no acierto a pronunciar otra palabra que Amén, contemplando con el afecto de complacencia  los honores que le tributa la Trinidad, los obsequios que le hace y las complacencias que le procura. Es esta una imposición soberana, que aniquila mi alma y la enaltece divinamente.” (Carta al P. Nazario, Op. Mar., pp. 26-7).

Continúa… Como se realizó el inefable Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en el Seno de Maria.

Biografía de la Madre Mª de los Ángeles Sorazu en Pdf

*(Nota: cuando una palabra  en el texto se ve resaltada en color y subrayada es un enlace que remite a una ampliación o articulo relacionado para mejor comprensión del contenido.)

P Luciano Cicarelli invita a conocer los libros de S. Luis Mª Grignon de Monfort


Anuncios

2 comentarios

  1. gracias por esto me ayudo en mi tarea de cataquesis

  2. […] Nuestra Señora del CarmenContemplativos en medio del mundoConfidencia… Jacques LoewDios y su relación con MaríaJesúsPiedad Popular y Revelaciones PrivadasLa Fe, Hno. Roger de TaizéMaría y las almas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: