Orar con… Los Salmos

ORAR CON LOS SALMOS.

Iniciación a la Oración personal. (Extracto Introducción del libro del  IDR Valencia 2010-2014,  “Orar con los salmos…”)


El libro de los Salmos es uno de los que componen la Biblia cristiana en su primera parte, el Antiguo Testamento, que corresponde a las Sagradas escrituras del pueblo de Israel. Está integrado por 150 oraciones poéticas o cantos, de distintas épocas y autores, que se fueron agrupando hasta formar la actual colección que, ya desde el siglo III a. C., constituía el libro oficial de cantos del Templo de Jerusalem. Usados por el mismo Jesús, que oro con ellos tanto en el Templo como en su oración personal, fueron recitados con fervor y con una nueva comprensión por la primera comunidad cristiana salidad del judaísmo, y pasaron así a los labios de la Iglesia, que los utiliza constantemente en toda su Liturgia. Podemos decir que se trata de las oraciones más usadas a lo largo de casi treinta siglos y por millones de creyentes.

La clave de este éxito tan duradero hay que buscarla en tres características principales de estos preciosos cantos. Primera, que despliegan todo el abanico de actitudes y sentimientos con el hombre se sitúa ante Dios(..) Segunda, que se tata de oraciones situadas en la vida e historia concreta del individuo o del pueblo, con sus diferentes vivencias, circunstancias exteriores e incluso distintas comprensiones del misterio de Dios. Y tercera, su lenguaje sencillo y a la vea poético, que tiene la capacidad de tocar certeramente el centro del hombre, su corazón. Porque son palabras de corazón a corazón, del corazón de Dios al del hombre y viceversa. Y esto hace que, quien llega a conocerlos, ya no pueda prescindir nunca de ellos a la hora de expresarse ante Dios y se sorprenda muchas veces repitiendo algunas de sus frases como oración intima y  esencial. Es lo mismo que le ocurría a Jesús: “Dios mío, Dios mío, ¿por que me has abandonado?” (Mc 15, 34): “A tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46); “Te doy gracias porque me has escuchado” (Jn 11,41).

______________________________

Clic para descargar presentaciones 150 sal en pps.

La oración de la iglesia, por Antonio García Polo – Sacerdote Diocesano


Por fin veo cumplido un deseo, desde hace tiempo soñado: elaborar 150 presentaciones (PPS) con los salmos de la Biblia, utilizando la traducción oficial de la Liturgia de las Horas.

“Orar con los Salmos”, es mi pequeña colaboración para compartir,  en medio de tanta y tan cargada información de internet, un espacio para la escucha, la alabanza y la plegaria.

En los salmos están grabadas las experiencias de fe del pueblo de Dios, del mismo Jesucristo, de toda la Iglesia, que aclaman, cantan, agradecen, suplican, buscan y anhelan la fidelidad al Señor y el encuentro con Él.  Experiencias que son también las nuestras porque somos “pueblo” y rebaño” del único Dios. (Sal. 99, v. 3)

La fuerza está en la Palabra; deseo que la imagen la acompañe y arrope para que facilite “orar con los salmos”.

Los “Salmos”

Es el Libro más largo de la Biblia, con 150 capítulos, ¡150 poesías para ser cantadas!; y están localizados en el centro de la Biblia.

● En principio se llamaba “Libro de las Alabanzas”. Se llama también “Salterio”, porque era el instrumento más usado para cantarlos en comunidad.

● Es el Libro más usado de la Biblia en los últimos 3.000 años, por judíos y cristianos de todas denominaciones.

● Era el “libro de himnos oficial” en el Templo y Sinagoga, y lo sigue siendo ahora también en la cristiandad, en el Oficio Divino, la Santa Misa.

● El mismo Dios inspiró los sentimientos que sus hijos deben tener respecto a El, y las palabras que deben usar para dirigirse a El.

● Son las oraciones que rezaban y cantaban Jesús y María individualmente, en familia y en comunidad.

● Y es bello recordar, cuando rezo un Salmo, que me uno a la sinfonía universal del Pueblo de Dios, ¡a los mejores amigos del Señor!

“Protagonistas” de los Salmos

Son dos: “Dios”, y el “hombre o mujer”.

1. “Dios“

Es el “todo” para el salmista, que está sediento de divinidad. Es el todo en todo y para todos… un Dios asequible, a mano, personal, amigo, que cuida y ayuda y sana y salva y protege y acaricia… que castiga con omnipotencia al enemigo… y, sobre todo, ¡que perdona!, más de 200 veces se repita la palabra “misericordia”.

2. El “hombre” o la “mujer“

¡Confía en Dios! en todas las ocasiones… en el sufrimiento, enfermedad o derrota, confía en Dios y le suplica, ¡y ya le da gracias de antemano y lo alaba, por la ayuda que está seguro de obtener!… en la victoria, alaba con gozo… en el pecado, pide misericordia, ¡y da gracias por el perdón que el Señor le va a regalar!

Cualquier ocasión sirve al salmista para repetir que Dios es bueno y justo y misericordioso y grande y maravilloso, y protector y sanador y salvador… esta “fe divina inconmovible” es el meollo de cada salmo, ¡la actitud opuesta al ateo!.

Cómo leer los Salmos

¡Rezándolos! No están hechos para aprender, ¡sino para rezar!, para escuchar a Dios, y contestarle. Cuando nosotros oramos, hablamos a Dios; cuando rezamos los Salmos, escuchamos a Dios y todos necesitamos más escuchar que hablar.

● Cada Salmo habla de Cristo y su Iglesia, como dice Luc. 24, 44. Si al orar un salmo no has encontrado a Cristo, ¡vuélvelo a rezar!, porque te has perdido lo mejor.

● cuando un salmo habla del “justo”, Jesús es el justo por excelencia; cuando hablan del “pecador”, Cristo es el Cordero de Dios que cargó con todos los pecados del mundo; cuando el salmista “suplica gritando”, o hace súplicas con poderosos clamores y lágrimas, es el mismo Jesús de Heb. 5, 7; y el mismo Cristo es el “alabador por antonomasia”, que constantemente alaba y da gracias al Padre.

SALMOS ESCOGIDOS PARA DIVERSAS OCASIONES

Alabanza

En general: 32466691111112116133134135144145146148,149150.

Por la naturaleza: 81828647692103148.

Por la historia: 7580104105106.

La ley: 11336118.

A Dios Rey: 469295969798.

Fiestas y tiempos litúrgicos

Mesiánicos: 2447188109117131.

Adviento: 23849597.

Parusía: 1057747581939597.

Navidad: 284101102109.

Epifanía: 234471799297131.

Pasión: 21303439546887.

Resurrección: 445667103113114117125135.

Ascensión: 465667.

Pentecostés: 28454798103118145.

Iglesia: 668386121124132146147.

El templo: Peregrinación: 6783121.

Procesión: 6799.

Entrada: 142394.

En el templo: 45475662120131.

Sacramentos: 42261103.

Bendición: 66117133.

Por la mañana: 56289102142.

Por la noche: 3490133140.

Petición

Enfermedad: 63787101.

Muerte: 388789142.

Abandono: 2124.

Acusación injusta: 571625345868108.

Calumnia y mentira: 1127119.

Persecución: 69123442535455636985139141.

Destierro: 41427879125136.

Por el pueblo:

Guerra y paz: 192043597376798288146.

Cosechas y prosperidad: 64147.

Por los gobernantes: 192088100143.

Por el Papa, los obispos, los sacerdotes: 19206071131.

Por la familia: 126127132143.

Confianza

349101522263033353845485556616270727784,90102107113120122124130138.

Acción de gracias

En general: 3965106110114115123125128137.

Por una victoria: 1752117.

Liberación de la muerte: 2940.

Perdón del pecado: 31495051102129.

______________________________________________

Escrito por Ecclesia Digital

Puedes descargar la INTRODUCCIÓN A LOS SALMOS PPS aquí

Anuncios

Una respuesta

  1. Gracias por este compartir muchas gracias unidos en oración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: