Sacerdotes: Hijos predilectos de Maria.

El Movimiento Sacerdotal Mariano

El Movimiento Sacerdotal Mariano surge el 8 de mayo de 1972 tras una peregrinación del Padre Don Esteban Gobbi a Fátima, y hasta hoy no ha parado de crecer sembrando incansablemente la semilla de la unión y de la fidelidad en el seno de la Iglesia Católica, unión y fidelidad al Vicario de Cristo, Juan Pablo II, a través de la unión y fidelidad al Corazón Inmaculado de María.

Surge como respuesta a nuestro tiempo marcado por la apostasía y una profunda crisis religiosa, familiar, social, política… que abarca a toda la sociedad a nivel mundial. La Virgen María se propone guiar hacía Dios a sus hijos, reuniendo a todos los que quieran permanecer fieles a su fe. Por eso nos pide que nos consagremos a su Corazón Inmaculado para dejarnos conducir por Ella, para apoyar su obra de intercesión en favor de la humanidad entera a través de nuestra oración y testimonio cristiano.

Hoy cuando el peligro de perder la fe es muy grande, cuando se vive en un ambiente tan descristianizado, cuando tantos viven prácticamente alejados de Dios, cuando el poder del mal es tan grande y Satanás parece triunfar como príncipe de este mundo, la Virgen María interviene para reunirnos a todos y hacernos sal, luz y levadura de un mundo que se descompone y que tiene que volver a Dios Padre por medio de Su Hijo Jesús.

¡Hoy son ya más de 400 los Obispos y de 100.000 los Sacerdotes de todo el mundo que se han adherido a este Movimiento!

”… Yo he obtenido de Dios para la Iglesia, el Papa preparado y formado por Mí. Él se ha consagrado a mi Corazón Inmaculado y me ha confiado solemnemente la Iglesia, de la que soy Madre y Reina. En la persona y en la obra del Santo Padre Juan Pablo II, Yo reflejo mi gran luz, que se hará tanto más fuerte, cuanto más las tinieblas lo invadan todo”. Mensaje de la Santísima Virgen al M.S.M., 1-1-79.

La adhesión al MSM es una cuestión estrictamente de corazón. María no quiso ni papeles ni asuntos burocráticos a la hora de fundar su Movimiento. No desea que las cuestiones de carrera o la pertenencia a Ordenes Religiosas obstaculicen la adhesión a este ejercito de enamorados de Su Inmaculado Corazón. Ella lo formó de este modo, humilde, pequeño y basado en el amor Mariano más simple y puro.

El Libro del Padre Gobbi

El libro titulado contiene los mensajes que la Virgen María nos trasmite por medio del Padre Gobbi a través de locuciones interiores, recibidas desde 1973 hasta fines de 1997, fecha del último mensaje revelado por María, y aparentemente la culminación del libro. El objetivo del Libro es ayudarnos a vivir la Consagración a su Corazón Inmaculado. Se ha de leer siempre como meditación. Es importante, antes de adentrarnos en su lectura, ver detenidamente el prólogo. Allí se explica detenidamente en qué consiste esta nueva espiritualidad, la naturaleza del fenómeno de las locuciones interiores, las características principales del MSM e informaciones varias.

Conviene hojear las fotografías para comprobar de qué manera el MSM se ha extendido en estos 25 años por todo el mundo. Además, en las hojas finales del libro, el lector podrá localizar el MSM en cualquiera de los países del mundo donde tiene representación. El título del Libro puede sugerir que los mensajes van dirigidos sólo a los sacerdotes, pero no es verdad. Son para todos los cristianos y para todo hombre de buena voluntad que tenga sinceros deseos de alimentar su fe y de satisfacer su hambre natural de la Palabra del Cielo.

El MSM y el libro de mensajes

Algunos creen que el Movimiento Sacerdotal Mariano se identifica con el libro “A los Sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, o sea, que el Movimiento y el libro son la misma cosa. Es un error. De hecho, el MSM es distinto del libro.

El Movimiento es una Obra de la Virgen y consiste esencialmente en llamar a los Sacerdotes a la consagración a su Corazón Inmaculado, a una gran unión con el Papa y con la Iglesia, y en orientar a los fieles hacia una renovada devoción mariana. En este sentido el Movimiento Sacerdotal Mariano es distinto del libro. Pero, cuando uno comienza seriamente a vivir estos compromisos, siente naturalmente la necesidad de preguntarse: Y ¿Cómo debo vivirlos?, ¿Quién me da la seguridad de que los vivo?, ¿Cuál es el camino que debo recorrer?. A estas preguntas responde el libro, porque él nos traza el itinerario que debemos seguir para vivir en concreto la consagración al Corazón Inmaculado de María.

Pero ¿puede el M.S.M. prescindir del libro?. En teoría, sí; pero en la práctica, absolutamente no. En efecto, así como el Movimiento es obra de la Virgen, así también, con el libro, se ha escogido, Ella misma, un instrumento indispensable para su difusión y para la genuina comprensión de su espíritu. “Incluso el libro es solamente un medio para la difusión de mi Movimiento. Un medio importante, que Yo he escogido por ser pequeño. Servirá para dar a conocer a muchos esta Obra mía de amor entre mis Sacerdotes” (24 junio, 1974).

Un Sacerdote de Irlanda ha observado que en el libro están compendiados la doctrina de Monfort sobre la consagración a María, el camino de la infancia espiritual de Santa Teresita del Niño Jesús y la actuación del mensaje de Fátima. Cada uno tiene la tarea de verificarlo por sí mismo. Quizás ahora puede surgir una pregunta sumamente interesante: ¿Por qué la Virgen ha querido escoger un instrumento tan pequeño y limitado como Éste?. He aquí la respuesta: “Tú no has entendido, hijo mío, que Yo he escogido la necedad para confundir a la sabiduría, y la debilidad para derrotar a la fuerza” (27 de septiembre, 1973). ¡Aquí está todo el secreto!. Pero es el mismo secreto del Evangelio. Jesús no condenó a los doctos y a los sabios, pero dio gracias al Padre Celestial por haberles escondido los misterios de Su Reino y habérselos revelado a los pequeños.

Criterios teológicos para la comprensión del libro

¿Qué es una locución interior?. Ante todo, debemos precisar que no es un hecho extraño, ni sensacional, sino un fenómeno místico, presente en la vida de la Iglesia y descrito en los manuales de teología espiritual. No es una comunicación sensorial con Jesús, la Virgen o los Santos, como sucede con las apariciones auténticas. Aquí no se ve con los ojos, ni se escucha con los oídos, ni se toca nada. Ni siquiera es aquella buena inspiración, aquella luz que el Espíritu Santo ordinariamente hace llegar a la mente y al corazón de quien ora y vive vida de fe.

Si se trata de un fenómeno auténtico, la locución interior es el don de cuanto Dios quiere dar a conocer y ayudar a cumplir, y su revestirse de pensamientos y palabras humanas, según el estilo y la manera de escribir de quien recibe el mensaje. La persona se convierte en instrumento de comunicación, manteniendo, no obstante, intacta su libertad, que se expresa en un acto de adhesión a la acción del Espíritu Santo. Mientras recibe la palabra del Señor, su entendimiento queda como inactivo: o sea, no va a la búsqueda de pensamientos, ni del modo de expresarlos, como ocurre, por ejemplo, a quien escribe una carta o prepara un discurso importante.

En el caso específico del libro “A los Sacerdotes, hijos predilectos de la Santísima Virgen”, conviene tener presente estos criterios teológicos, que pueden ayudarnos para su más profunda comprensión. Lo que viene de Dios trae siempre consigo un profundo sentido de paz, suscitando hacia Él una mayor humildad y confianza; nos ayuda a despegarnos del mal y a realizar el bien de una forma sencilla y constante; y es respetuoso de nuestra libertad y la del prójimo. Quien escribe y obra en nombre de Dios edifica por el sentido del equilibrio, de humanidad y de fortaleza de ánimo, no obstante, en el contexto de los límites y defectos humanos. Si algún pasaje de este libro causara turbación, lo mejor sería aplazar su lectura para tiempos mejores antes que angustiarse.

En el fenómeno de las locuciones interiores referidas en el libro, don Esteban, en actitud perfectamente normal, sin caer en trance, ni en éxtasis, escribe de corrido y sin fatiga mental lo que percibe interiormente, sin repasar ni corregir nada de lo escrito, y lo expresa sin prestar atención a la riqueza o pobreza de su estilo y su temperamento, aún cuando se trate de sacar a luz verdades que él antes desconocía o no consideraba como tales. De los escritos de don Esteban Gobbi se ha preferido escoger aquellas páginas que puedan iluminar mejor la entrega total a la Virgen en un clima de evangélica infancia espiritual. En cuanto a su validez, se han tenido en cuenta los criterios clásicos y tradicionales:

La correspondencia con la Verdad revelada.

La actitud constante de humildad y de obediencia.

Algunos signos de confirmación pedidos humildemente a Dios.

La serena disponibilidad del sujeto, y la paz que precede y sigue a la divina comunicación.

Pero, como signo positivo, se ha creído digno de resaltar el bien inmenso que el MSM ha hecho ya en las almas de decenas de millares de Sacerdotes, algunos de los cuales se encontraban en grave crisis, y el bien logrado en muchísimos fieles. De los maravillosos frutos producidos se deduce que la causa hay que buscarla sólo en la luz espiritual del Espíritu Santo que, por intercesión del Corazón Inmaculado de María, desciende a la mente y al corazón de quien toma en sus manos este libro.

Publicado por Reinadelcielo.org

Anuncios

La Fiesta del Inmaculado Corazón de María (1942)

El Venerable Pío XII instituyó la fiesta del Inmaculado Corazón de María del 22 de agosto


Al gran papa y doctor mariano, el venerable Pío XII, consagrado obispo –no por pura casualidad– el 13 de mayo de 1917, día de la primera de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima y devotísimo de la advocación bajo la cual la Santísima Virgen manifestó querer ser honrada, a saber, la de su Corazón Inmaculado, se debe la institución de la fiesta de hoy. Publicamos el decreto, poco conocido, de la Sagrada Congregación de Ritos del 4 de mayo de 1944, por el que se extiende a toda la Iglesia con rito doble de segunda clase la Fiesta del Inmaculado Corazón de María, con misa y oficio propios, aprobados por el venerable papa Pacelli.
____________________________________________________
FIESTA  DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA


Sábado de la 3ª semana de Pentecostés (Día siguiente al Sagrado Corazón de Jesús)

La fiesta del Inmaculado Corazón de María se celebra el sábado después de Corpus Christi. La Fiesta del Sagrado Corazón es el día anterior (viernes). La Iglesia celebra las dos fiestas en días consecutivos para manifestar que estos dos Corazones son inseparables.  María siempre  nos lleva a Jesús.

___________________________________________________

SAGRADA CONGREGACIÓN DE RITOS
A LA CIUDAD Y AL MUNDO
El culto litúrgico al Corazón de la Santísima Virgen María, cuyos lejanos antecedentes se remontan a los comentarios de los Santos Padres sobre la Esposa de los Cantares y cuyo camino prepararon en la Edad Media y en tiempos más recientes santos varones y mujeres, fue por primera vez aprobado por la Sede Apostólica a comienzos del siglo XIX, cuando el papa Pío VII instituyó la fiesta del Purísimo Corazón de María para todas aquellas diócesis y familias religiosas que la solicitaran, fijando su piadosa y santa celebración el domingo infraoctavo de la Asunción.
A mediados de la misma centuria, esta fiesta del Purísimo Corazón de la Santísima Virgen María, que se estaba propagando cada vez más en el orbe católico fue dotado, por mandato de Pío IX y obra de la Sagrada Congregación de Ritos con misa y oficio propios.
Además, a este culto al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María la Iglesia tributó el honor debido toda vez que, bajo el símbolo de este Corazón, se venera con gran devoción la santidad eximia y singular del alma de la Madre de Dios, y especialmente su amor ardentísimo a Dios y a su hijo Jesús, así como su piedad maternal hacia el género humano, redimido por la Sangre divina. Fortalecíase, entre tanto, en las almas tanto de los pastores como de los fieles, el afán y el deseo que la fiesta del Purísimo Corazón de la Santísima Virgen María redundase en el bien común de toda la Iglesia.
El venerable Pío XII anuncia la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de MaríaPor lo cual, el día de la Inmaculada Concepción de 1942, nuestro Santísimo Señor el papa Pío XII, compadecido por los gravísimos sufrimientos con los que son afligidos los pueblos cristianos por causa de la cruel guerra presente, consagró también a perpetuidad al Corazón Inmaculado de la Santísima Virgen y Madre al género humano que ya León XIII había dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Y para que se conservara el recuerdo de dicha consagración decretó que se extendiera a la Iglesia universal la fiesta del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María, con misa y oficio propios, a celebrarse cada año el día 22 de agosto en lugar de la Octava de la Asunción de la misma Santísima Virgen, con rito doble de segunda clase.
Y ello para que, con el auxilio de la Santísima Madre de Dios, obtengan todos los pueblos la paz y la Iglesia de Cristo la libertad, los pecadores, libres de sus reatos, y todos los fieles en fin se hagan fuertes en el amor a la pureza y en el ejercicio de las virtudes.
Así pues, secundando estas disposiciones del Santo Padre, el infrascripto cardenal Carlo Salotti, obispo de Palestrina y prefecto de la Sagrada Congregación de Ritos, en la audiencia del día 10 de diciembre de 1943, sometió al mismo Santísimo Señor el esquema del oficio propio y de la misa del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María.
Finalmente, Su Santidad aprobó el esquema presentado y mandó que se lo utilizara para la fiesta del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María en la Iglesia universal, tal como consta en el ejemplar adjunto. Obsérvese según las rúbricas, sin que obsten cualesquiera que fueren contrarias.
En 4 de mayo de 1944.
C. Card. SALOTTI, Ep. Praen., Prefecto
B. Carinci, Secretario

Seguir a Jesús en la Iglesia

Blog de: Martín Gelabert Ballester, OP  Nihil Obstat

Seguir a Jesús en la Iglesia

Entre las muchas ideas buenas que ha dejado la visita de Benedicto XVI a Madrid me quedo con una de las últimas: sólo se puede seguir a Jesús en la Iglesia. Eso es algo que todo cristiano sabe y vive. Pero no está mal recordarlo. Hoy muchas personas se preguntan dónde encontrar a Cristo resucitado. La respuesta es: en la Iglesia. Cuando la comunidad cristiana se reúne para escuchar su Palabra, celebrar la fracción del pan, compartir los bienes, vivir el amor y solidarizarse con los necesitados, Cristo se hace presente. “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. No dice: allí se me recuerda, sino “allí estoy yo”. Cuando los creyentes se reúnen se realiza y subsiste la Iglesia. Cristo resucitado siempre y sólo (sí, sí: siempre y sólo) se hace presente sacramentalmente. El gran sacramento de su presencia es la comunidad de los creyentes, la Iglesia.

La cuestión entonces es: ¿por qué la Iglesia, en ocasiones, resulta un obstáculo para el encuentro con Cristo? La respuesta está en otra de las ideas que ha dejado el Papa: “Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos significar”. Cuando la vida de los cristianos no resulta coherente con lo que creen, más que epifanía o manifestación de Cristo, son una pantalla o un obstáculo para el encuentro con él. Por eso la santidad es la meta de todo cristiano. Santidad es coherencia entre lo que se cree y lo que se vive, entre lo que se confiesa y lo que se hace. De modo que la vida resulta una realización de la propia fe. Esta coherencia da que pensar a los no creyentes y hace que se planteen una pregunta. Pero cuando la vida va por un lado y la fe por otro, los no creyentes comprueban en la práctica el desmentido de lo que decimos. Se encuentran entonces ante la prueba de que la fe no vale nada.

Seguir hoy a Cristo no puede hacerse en solitario. Hay que añadir que hay muchos modos de vivir en comunidad eclesial. Más aún, que comunidad no es sinónimo de uniformidad. Al contrario, la vida comunitaria, en el seguimiento de Cristo, reafirma la propia personalidad de cada uno. Hay un modo de vivir en comunidad que, lejos de alienar, madura, haciendo que cada uno entregue al servicio de los demás lo mejor de sí mismo.

Película y Biografía de San Agustín de Hipona



Acceso a biografia, obras y oraciones, pag. “corazones.org”:

 Obispo de Hipona y Doctor de la iglesia (354-430)

Acceso a Homilía “Acercarse a él” -De El Buen Consejo, blog O.S.A.-



Película sobre S. Agustin:

Primera Parte
http://www.gloria.tv/media/132080/embed/true

Segunda Parte

http://www.gloria.tv/media/129930/embed/true

A ti, Señor, me manifiesto tal como soy

San Agustín
De sus Confesiones 10,1-2,2; 5,7

Conózcate a ti, Conocedor mío, conózcate a ti como tú me conoces. Fuerza de mi alma, entra en ella y ajústala a ti, para que la tengas y poseas sin mancha ni arruga.

Ésta es mi esperanza, por eso hablo; y en esta esperanza me gozo cuando rectamente me gozo. Las demás cosas de esta vida tanto menos se han de llorar cuanto más se las llora, y tanto más se han de deplorar cuanto menos se las deplora. He aquí que amaste la verdad, porque el que realiza la verdad se acerca a la luz. Yo quiero obrar según ella, delante de ti por esta mi confesión, y delante de muchos testigos por éste mi escrito.

Y ciertamente, Señor, a cuyos ojos está siempre desnudo el abismo de la conciencia humana, ¿qué podría haber oculto en mí, aunque yo no te lo quisiera confesar? Lo que haría sería esconderte a ti de mí, no a mí de ti. Pero ahora, que mi gemido es un testimonio de que tengo desagrado de mí, tú brillas y me llenas de contento, y eres amado y deseado por mí, hasta el punto de llegar a avergonzarme y desecharme a mí mismo y de elegirte sólo a ti, de manera que en adelante no podré ya complacerme si no es en ti, ni podré serte grato si no es por ti.

Comoquiera, pues, que yo sea, Señor, manifiesto estoy ante ti. También he dicho ya el fruto que produce en mí esta confesión, porque no la hago con palabras y voces de carne, sino con palabras del alma y clamor de la mente, que son las que tus oídos conocen. Porque, cuando soy malo, confesarte a ti no es otra cosa que tomar disgusto de mí; y, cuando soy bueno, confesarte a ti no es otra cosa que no atribuirme eso a mí, porque tú, Señor, bendices al justo; pero antes de ello haces justo al impío. Así, pues, mi confesión en tu presencia, Dios mío, es a la vez callada y clamorosa: callada en cuanto que se hace sin ruido de palabras, pero clamorosa en cuanto al clamor con que clama el afecto.

Tú eres, Señor, el que me juzgas; porque, aunque ninguno de los hombres conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre, que está dentro de él, con todo, hay algo en el hombre que ignora aun el mismo espíritu que habita dentro de él; pero tú, Señor, conoces todas sus cosas, porque tú lo has hecho. También yo, aunque en tu presencia me desprecie y me tenga por tierra y ceniza, sé algo de ti que ignoro de mí.

Ciertamente ahora te vemos confusamente en un espejo, aún no cara a cara; y así, mientras peregrino fuera de ti, me siento más presente a mí mismo que a ti; y sé que no puedo de ningún modo violar el misterio que te envuelve; en cambio, ignoro a qué tentaciones podré yo resistir y a cuáles no podré, estando solamente mi esperanza en que eres fiel y no permitirás que seamos tentados más de lo que podamos soportar, antes con la tentación das también el éxito, para que podamos resistir.

Confiese, pues, yo lo que sé de mí; confiese también lo que de mí ignoro; porque lo que sé de mí lo sé porque tú me iluminas, y lo que de mí ignoro no lo sabré hasta tanto que mis tinieblas se conviertan en mediodía ante tu presencia.


La gracia de una peregrinación a la JMJ

Sábado 20 de Agosto

El alma se ha desvelado y se anticipa a la aurora. Son las cinco de la mañana y me preparo para saludando a María. Oro por los frutos de la peregrinacion que estamos a punto de iniciar. Rumbo a la JMJ, un grupo de peregrinos adultos iniciaremos hoy nuestro caminar. Meses atrás el corazón se nos puso en marcha, como otro joven y quiere acoger la Palabra de Aquel que nos habla como Pastor de la Iglesia y como Padre, Benedicto XVI, en este tiempo de gracia y de prueba.

Sepulcro de S. Juan de la Cruz

Con el rezo de Laudes nos  disponemos en ruta para esta larga jornada hacia Madrid. La primera parada, Segovia. Desde el centro del Acueducto Romano, una imagen de Nuestra Señora nos da la bienvenida y nos recibe, todo alredeor nos habla del acontecimiento hacia el que nos dirigimos: cientos de banderas, carteles y otros hermanos peregrinos…

El convento donde Juan de la Cruz pasó sus últimos años y donde reposan sus restos nos espera… ¡Oh llama de amor viva/ que tiernamente hieres…! Un padre carmelita nos presenta con actualidad sorprendente el camino de S. Juan y conduce nuestro espíritu para abrirnos a la gracia del lugar. Oramos ante su tumba. Admiramos, adoramos, callamos, amamos y continuamos, el alma plena de Dios hacia Boadilla, nuestro destino a los pies de la Jornada Mundial de la Juventud.

Aquí las hermanas del Cister nos acogen en medio de su permanente “ora et labora”. Acogen a Cristo y se nota. Nos entregan no sólo el lugar a libre disposición sino el vivir completo de la comunidad, su carisma, su consagración. Sentimos que somos un sólo pueblo de Dios en camino; el Espíritu fluye de unos corazones a otros. Amamos y compartimos.

Domingo 21 de Agosto

Tras los Laudes con la Comunidad -oro al dueño de la mies por vocaciones para esta congregación- preparamos todo para seguir la Eucaristía de Clausura de la JMJ. Seguidamente partimos para La Aldeuela donde visitaremos otra comunidad de clausura, las Carmelitas de Madre Maravillas; el convento donde pasó sus últimos días ardientes de amor al Sagrado Corazón, a sus hermanas, a la Iglesia, a España y la humanidad.

Tan cerca, tan íntimamente cercana se siente su entrega que parece vivamos en su tiempo y en su convento… Se nos presentan todos los enseres que utilizo la M Maravillas de Jesús y la historia de su vocación y su obra. Como antesala, la reproducción a escala de una comunidad y todos los enseres que contiene, sus quehaceres, sus amores, su entrega. Y el alma siente entonces una urgente necesidad de amar como ellas aman y todo lo que ellas aman… Quien nos habla es la misma doctora de la comunidad, que ofrece hoy  este servicio de acogida y nos trasmite su entusiasmo revestido de reverencia y emoción por la restauradora del carmelo canonizada por el Beato Juan Pablo II en 2003.

Comunidad Carmelitas Cerro de los Ángeles. Valle de los Caídos

A la  tarde nos ponemos en camino hacia el Valle de los Caídos, lugar donde le fue inspirado a M Maravillas la fundación de un convento, iniciando así su misión particular… Llega a fundar siete carmelos mas en vida en el primitivo espíritu de la orden.

Aquí otra comunidad,  esta masculina, del cister nos espera. Singularmente viva la visita al cementerio de la comunidad y el testimonio sobre la vida y momentos actuales que nos ofrece el joven padre hospedero. Una inmersión de eternidad y amor. Silencio y presencia. Se siente tan cerca la Comunión de los Santos…

Exterior Basílica Valle de los Caídos. Cerro de los Ángeles. Madrid

Conocemos los sufrimientos y persucion de esta comunidad y su especial vocacion a orar por los caídos en la Guerra Civil española, de una y otra bandera… Nuevamente envuelve nuestros corazones la confianza en este vivir de todo en todos: lo que vive cada uno en la Iglesia es don para los demas, don que viene siempre de lo Alto. Volvemos tranquilamente a Boadilla donde rezamos visperas y completas con las hermanas.

Mañana, lunes 22, volveremos a Madrid para vivir la jornada vocacional con Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal. Unas trescientas mil almas oramos nuevamente al Dueño de la mies, que envíe obreros a su mies… Unos cinco mil jóvenes se calcula se levantan diciendo sí a la llamada al sacerdocio. Un numero similar, algo menor de chicas hacen lo propio porque sienten en su corazon la voz del Señor a seguirle: vida religiosa, consagrada, en clausura… Tras la bendición de los obispos a cada uno de los/las  llamado/as continua para ellos el camino del discernimiento y la entrega…

Nosotros retomamos el camino de vuelta, con el corazón lleno de Dios, allí donde reposa  y arraiga nuestro propio sí a la llamada y al don pleno. Dios es grande y misericordioso. ¡Gracias Santo Padre! ¡Gracias queridos jóvenes! ¡Gracias queridos hermanos y hermanas peregrinos de vida y de fe!

                                                                        Hno. Gabriel Hernández fmv

Reglamentar el final de la vida: el debate sobre la Muerte

Entrevista Michela Murgia

 autora de “La acabadora”

_________________________

 -Aqui  o más abajo puedes descargar La Declaración de los Obispos españoles con motivo del Proyecto de Ley reguladora de los Derechos de la Persona ante el Proceso final de la Vida-

Esta entrada reproduce un articulo periodístico y literario... Es un invitación a reflexionar estas opiniones del mundo y cultura actual, no una defensa de su contenido ni este blog comparte sus opiniones...

Video resumen postura catolica

____________________________


"Babelia". Entrevista a Michela Murgia, autora de "La acabadora"
 En las zonas rurales de Cerdeña, los enfermos agonizantes recibían la atención de una especie de comadronas de la muerte. La escritora italiana recrea ese universo en una novela que reclama la revisión de ciertos valores.

   En los años cincuenta, en un pueblo perdido en la campiña sarda, una anciana sutil y enlutada visita a los enfermos agonizantes. El ángel de la buena muerte se desliza silencioso en una comunidad rural y lenta, donde sol y viñas marcan las pautas de la existencia. Michela Murgia (1972), intérprete de aquel universo en La acabadora, suele tocar temas incómodos en sus libros, en las frecuentes tertulias y en el blog. Los trata con delicadeza y discreción, como mirando sin ser vista, desde su Cerdeña arcana. “Cuando la hospitalización no existía en las zonas rurales vida, muerte y enfermedad se gestionaban dentro de las paredes domésticas. Yo misma nací en casa. Entonces, el final de la existencia era un hecho común, por supuesto no corriente o banal, pero mantenía una cercanía con la vida, se gestionaba con familiaridad”.

PREGUNTA. ¿Cuál es la diferencia?
RESPUESTA. Es el concepto de comunidad. La autodeterminación es una idea nueva. Mi abuela me hubiera dicho: pero si tú no te has hecho sola, eres hija de la solidaridad de tu familia, de tu vecindario, de tu pueblo. En este marco la enfermedad se vive como la enfermedad de todos los que te rodean, los que cuidarán de ti. Lo mismo pasa con la muerte.

P. ¿Y quién se ocupaba del momento final?
R. La figura de la acabadora no se consigue demostrar históricamente. Se han buscado -sin encontrarlos- pruebas escritas de la presencia de unas mujeres que ayudaban a los enfermos a morir. Sin embargo, no significa que no existieran, sino que su figura se escapa de los métodos de investigación, aunque la memoria de estas mujeres se mantiene viva en Cerdeña.

P. ¿Por qué hoy es tan difícil debatir sobre la calidad de la muerte?

R. La de Cerdeña de los años cincuenta era una sociedad con una economía de subsistencia. Así que no importaba tanto la calidad de la muerte, cuanto la calidad de la vida de los que cuidaban al enfermo. Por eso, al menos en las zonas rurales, era común que las comadronas estrangulasen a los bebés deformes.

P. Un personaje de su novela pide la muerte tras perder una pierna.
R. En el caso de un adulto es algo distinto. La amputación de una pierna no te condena a muerte. Sin embargo, para Nicola significa dejar de ser el modelo viril de su comunidad. Él, que nunca había necesitado la ayuda de nadie, precisa una mano hasta para ir al baño. Es un luto imposible de asumir: no se está muriendo, pero sí ha muerto el tipo de hombre que quiere ser. Por eso pide la ayuda de la acabadora.

P. ¿Por qué algo tan natural en el pasado no se debate?
R. Es la presencia hipertrófica del Vaticano, su control cultural. La idea de que la Iglesia mueve votos induce a los políticos a pensar que es mejor no desarrollar instancias que contradigan sus normas. Una actitud que ofende el principio de laicidad del Estado y el derecho de los ciudadanos de exigir leyes adecuadas para sus exigencias, no dictadas por un catecismo.

P. ¿La cuestión depende del progreso?
R. Vivimos un momento nuevo. La mejora de los descubrimientos científicos, ha creado la posibilidad de una larga supervivencia en la que queda un espacio nuevo entre vida y muerte. Ni el derecho ni la moral católica saben si es una cosa o la otra.

P. ¿Usted qué piensa?
R. Si me encontrara en la situación de no poder decidir por mí misma, no tendría problemas en imaginar que mi comunidad va a decir la última palabra. Mi familia, las personas que tienen que cuidarme en ese estado, tienen el derecho de decidir cuándo esa situación les satura emocionalmente. Antes de que la relación de amor se transforme en pesadez, sacrificio, mortificación, ellos tienen ese derecho. Ya no importa lo que yo haría. Mi vida no está en mis manos.

P. Eso suena afín a lo que dice la Iglesia…
R. ¡Claro! Hay un eco evangélico. Jesús le dice a Pedro: “Cuando eras joven, te vestías e ibas a donde querías. Pero te aseguro que, cuando seas viejo, extenderás los brazos y otra persona te vestirá y te llevará a donde no quieras ir”. Estoy convencida de ello. Llega un momento en el que tienes que tender los brazos, tienes que entregarte. Como cuando eres niño: ¿acaso alguien considera tu voluntad?

P. Los enfermos son como niños.
R. Se entregan a los que les quieren. En Italia se practica la eutanasia continuamente. Las personas van por delante de las leyes o las normas. Si no puedes por ley, lo haces en silencio. Por eso hay que reglamentar el final de la vida, con justicia y dignidad. No se trata de un homicidio a escondidas, sino de un pacto entre seres que se aman.

P. Y quien se queda se enfrenta a un dolor terrible. La Iglesia ha ritualizado este dolor.
R. El duelo precisa de un ritual. El dolor necesita un lenguaje, unos códigos, que ahora no tenemos. Necesitamos una gramática del luto que declinar, fuera de allí solo queda sitio para la locura. El ritualismo puede salvar la vida a veces.

P. Su último libro, Ave Mary, es un ensayo sobre la construcción del modelo femenino. ¿En este ámbito también hemos dado unos pasos atrás?
R. Nos hallamos en una fase tópica. Algo está pasando. El de la dignidad de la mujer parecía un tema cerrado con los años setenta. Pero ya vemos que no es así. Hoy se vulnera la idea misma de mujer, por no hablar de sus derechos. Formalmente todo está logrado, pero en la práctica seguimos cediendo sobre la igualdad, el respeto de la diferencia.

P. ¿Italia está peor que el extranjero?
R. Sí. He viajado por toda Europa y nunca me encontré con circunstancias tan vergonzosas: jóvenes desnudas en los anuncios, la televisión emitiendo imágenes casi ginecológicas, programas para niños con presentadoras en bragas, niños que a la hora de cenar ven con los padres las velinas que menean su cuerpo. No quiero ni pensar en qué consecuencias pueda provocar una sexualización tan precoz.

Entrada De interés

El Camino

Publicado por Periodistadigital.com en Cosas de Dios y de la vida Texto: Hna. Carmen Solé.

CaminoA menudo utilizamos la imagen del camino para hablar de la vida de las personas. Las distintas etapas, podemos verlas reflejadas en los diferentes aspectos que el camino va tomando, porque aquellos que hemos andado por rutas y senderos sabemos por propia experiencia los cambios que se pueden presentar en cualquier camino.

Hallamos cambios imprevistos, lo que se presentaba amplio, llano y luminoso, de repente se convierte en un sendero estrecho, sombrío y quizás con abundantes rocas. Y tampoco nuestra vida está exenta de dificultades y complicaciones, la mayor parte de las veces originadas por nosotros mismos que ponemos la confianza en nuestras propias fuerzas, sin medirlas antes y sin estar dispuestos a levantar los ojos al cielo orando y pidiendo cuanto necesitamos para poder proseguir lo iniciado, o sin abrir las manos para encontrar la mano fuerte del amigo o del hermano que puede ayudarme en los momentos difíciles.

También en el camino se nos presentan inconvenientes que no podíamos prever: el viento que levanta la fina arena y que a demás de molesto nos nubla la vista, la lluvia, en ocasiones tan suave que aligera el calor y en otros momentos tan intensa que frena nuestro caminar. Y el mismo sol que ilumina pero ciega; calienta, pero abrasa.

Hourquette d'AncizanNinguna dificultad, ningún inconveniente debería sernos tan intenso que nos hiciera perder la visión del camino propuesto aunque desde un recodo sea imposible ver más allá de los pequeños pasos que hoy podré caminar. Nada en nuestro corazón debería poder borrar la meta que deseamos alcanzar. Quizás deberemos tomar un atajo o seguir por donde vamos aunque sea largo el caminar, quizás deberemos saber retroceder o quedarnos quietos en un lugar concreto. Nuestra alma debería saber dirigirse siempre a Dios con la petición de seguir caminando, avanzando, disfrutando de cuanto el camino de la vida nos ofrece, para poder llegar junto con los otros caminantes al abrazo definitivo con el Señor.

                                                                           Texto: Hna. Carmen Solé.

A %d blogueros les gusta esto: