Sacramentos de curación: la medicina de Dios

11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes:

Sacramentos de curación: la medicina de Dios

«Jesús ha mostrado una particular predilección por los enfermos», recuerda el Papa en su Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo:se acercaba a ellos, les hablaba y los curaba. Restaurando su salud física, manifestaba de forma visible su obra de salvación. Hoy, Cristo sigue realizando esta misma obra, a través de la Iglesia, por medio de los sacramentos de sanación: Reconciliación y Unción de enfermos. De ellos, dice el Papa que son medios preciosos «que ayudan al enfermo a conformarse, cada vez con más plenitud, con el misterio de la muerte y resurrección de Cristo»

«Quien cree no está nunca solo!»

Lo dijo Benedicto XVI en la Misa de inicio de su pontificado, refiriéndose a la enfermedad, la agonía y la muerte de Juan Pablo II, y lo ha repetido más veces durante su pontificado. En su Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo, quiere gritarlo porque, si alguien necesita escuchar esta buena noticia, son los enfermos, sobre todo aquellos que miran de cerca a la muerte. «Dios -continúa el Papa en el Mensaje-, por medio de su Hijo, no nos abandona en nuestras angustias y sufrimientos, está junto a nosotros, nos ayuda a llevarlas y desea curar nuestro corazón en lo más profundo».

.
El texto recuerda asimismo que Jesús siempre «ha mostrado una particular predilección por los enfermos». En el Ángelus del domingo pasado, el Papa afirmó que «la liberación de enfermedades y padecimientos» era, «junto con la predicación, la principal actividad de Jesús en su vida pública». El lema de la Jornada de este año, Levántate, vete. Tu fe te ha salvado, recuerda una curación de los diez leprosos, y el agradecimiento de uno de ellos.

Todos duermen, pero Jesús está conmigo

Cuando uno se da cuenta de esta cercanía, especialmente en un momento de dificultad, el corazón cambia. Es la experiencia del padre Iñaki Gallego, coordinador del Servicio religioso del Hospital Clínico Universitario San Carlos, de Madrid: «Cuando uno está enfermo, siempre está solo; aunque esté acompañado. Por ejemplo, mientras todos duermen, él se despierta y le entra el agobio. Pero, si se ha encontrado con Cristo y ha descubierto que también entonces está con el Señor, tiene una paz que no te da nada más. Cómo cambia la cosa cuando una persona alejada, al que nos encontramos o al que nos acercamos porque un familiar nos lo pide, se encuentra con Cristo».
.
Los capellanes y voluntarios que coordina el padre Iñaki visitan a los enfermos que lo solicitan. También acuden a la llamada de quienes les reclaman por los pasillos, pidiéndoles ayuda para ellos mismos o para sus familiares. Su presencia en el hospital demuestra al enfermo que, igual que el amor de Cristo «no le abandona nunca», tampoco le faltará «el amor de la Iglesia, que continúa en el tiempo su obra de salvación», como escribe el Papa. Esta obra de salvación se manifiesta, de forma eficaz, en los sacramentos de sanación, que son el tema central del Mensaje del Papa este año. «Se trata -afirma- de medios preciosos de la gracia de Dios, que ayudan al enfermo a conformarse, cada vez con más plenitud, con el misterio de la muerte y resurrección de Cristo»[…]
María Martínez López
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: