Tiempo de escuchar a los profetas. 2º Domingo Adviento

Lectio divina 2º Domingo Adviento, C (9-12-2012), por Ángel Moreno de Buenafuente

luz

Tiempo de escuchar a los profetas

Meditación

Por las lecturas bíblicas, este segundo domingo se identifica por las llamadas insistentes que nos hacen los profetas. Te invito a que tomes nota de ellas y las contrastes  con la actitud con la que avanzas por el camino de Adviento.

Juan Bautista, ante la inminencia de la venida del Señor, nos apremia a disponernos: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios.”

La alegría es una reacción espontánea cuando se ha sentido la salvación, y el luto se convierte en danzas, y las elegías en cantares. Fue la gran experiencia del pueblo de Israel: “El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres” (Sal 125).

El profeta Baruc nos describe de forma exhaustiva la reacción que deberíamos tener ante el anuncio de la salvación.

Despójate de tu vestido de luto y aflicción

Vístete las galas perpetuas de la gloria que Dios te da

Envuélvete en el manto de la justicia de Dios

Ponte en la cabeza la diadema de la gloria del Eterno

Ponte en pie

Sube a la altura

Mira hacia el oriente

Contempla a tus hijos, reunidos de oriente a occidente a la voz del Santo, gozosos invocando a Dios.

Cada una de estas acciones las podemos aplicar a nuestra vida, e ir comprobando nuestro ánimo, actitudes, inercias y atavismos.

Revisión

¿De qué te debes despojar? ¿Qué adicción, dependencia o esclavitud te sumergen en tristeza, hastío o desgana? ¿En qué cifras la necesidad de cambiar el luto por las galas, la aflicción por la alegría?

¿Qué es lo que te entristece en estos momentos? ¿Qué te llega a sumergir en angustia? ¿Sabes que si algo o alguien te produce estas reacciones, debes examinar tu emotividad?

Observa que el profeta se refiere permanentemente a Dios, al Eterno. ¿Acaso tus reacciones entristecidas, melancólicas, se deben a que has puesto tu confianza en los métodos, proyectos y planes y no en Dios?

En la medida que se vaya serenando tu corazón y quedes libre de los movimientos impulsivos de tu naturaleza porque has puesto tu confianza en el Señor, descubrirás cómo se allanan los caminos, se endereza lo torcido y se rellenan los valles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: