joven argentino viajó 3000 kms .”a dedo” para asistir a la JMJ Río 2013

Testimonio: el
Loading

Río de Janeiro (Sábado, 27-07-2013, Gaudium Press) El joven Facundo Tolaba es un peregrino en todo el sentido de la palabra. Tras sentir el llamado de Dios a asistir a la JMJ Río2013, gastó todo su dinero para pagar la inscripción y viajó desde Jujuy, Argentina, hasta Río de Janeiro, Brasil, dependiendo enteramente de la Providencia de Dios. 18 días de camino y una historia sorprendente de fe, valentía y sacrificio.

 

Peregrino_argentino_es_22072013204840.jpg
Facundo Tolaba, ya en Brasil, cuenta su notable testimonio. Foto: JMJ Río2013.

Viajando con JesucristoComo millones de jóvenes alrededor del mundo, Tolaba soñaba con reunirse en la importante cita de la juventud con el Santo Padre en Brasil. Sin embargo, sus condiciones económicas no le permitieron unirse al grupo de peregrinos de su ciudad, ubicada a casi tres mil kilómetros de Río de Janeiro. “Hubiera tenido que pagar siete mil pesos (más de 1200 dólares) y eso es mucho dinero”, explicó Tolaba a CNA.

“El día de mi cumpleaños entre a orar a una iglesia. Había un sacerdote allí y comencé a llorar mucho sin saber por qué”, relató el peregrino. El padre preguntó el motivo de su llanto y el joven pidió confesarse con él. Tras el sacramento, “me preguntó si yo quería ir a la Jornada Mundial de la Juventud y yo alcé mi mirada y había allí un retrato del Papa Francisco con los brazos extendidos y le dije: Sí. Voy a ir”.

Pese a que el sacerdote alertó al joven sobre los peligros de emprender el viaje de esa manera, el llamado sentido por Tolaba fue más fuerte. Su familia también se preocupó mucho por su iniciativa. “Me preguntaron por qué me iba tan temprano y con quién iba a viajar y les dije que estaría viajando con Jesús”, recordó el joven peregrino. Tolaba tuvo que superar el llanto de su madre y la enfermedad de su abuela para partir, y finalmente su familia consiguió reunir 600 pesos (110 dólares) para ayudarle. Todo el dinero ahorrado por Tolaba en su trabajo de repartidor de golosinas había sido invertido en la inscripción a la JMJ.

La Divina Providencia

“Ese día que salí fui a Misa como una especie de envío para mí solo”, explicó al servicio informativo de la JMJ. “Sin conocer el mundo, yo nunca había salido de Jujuy. Fue muy duro porque a veces pasabas horas y ningún auto me alzaba”.Tolaba no contaba con dinero para transportarse ni tenía idea de dónde pasaría la noche. En ningún momento del viaje le faltó el auxilio de la Divina Providencia. “Era una gracia de Dios, sentía hambre y siempre hubo alguien que me daba, era algo raro, fue una providencia de Dios”, comentó. “Un viajero depende del dinero, pero llegué a ser un verdadero peregrino, porque un peregrino solo depende de la fe”.

 

Mapa.png
En rojo, la larga ruta desde Jujuy, Argentina, hasta Río de Janeiro, Brasil, cubierta por Tolaba en 18 días de recorrido.

Durante su trayecto, conservó siempre el carácter religioso de su camino: “Entraba a las iglesias a rezar y todo el mundo me miraba, pero no me importaba porque yo quería llenarme de más fe”. El punto en el cual sintió mayor dependencia en la misericordia de Dios llegó al alcanzar la frontera con Brasil. Para ese momento sólo le quedaba el equivalente a 20 dólares, tenía hambre y no conocía el idioma. De ahí en adelante se propuso “no depender más del dinero, sólo de la oración”, relató.Un bus accedió llevarlo hasta la Catedral de Iguazú, donde asistió a la Eucaristía en portugués por primera vez en su vida y donde le ofrecieron alojamiento en una escuela. Al conocer su historia, las personas de la escuela le ofrecieron pagarle un tiquete de avión, pero Tolaba eligió otro camino. En ese lugar habían llegado unos monjes franciscanos de Boston, Estados Unidos, quienes iban a recorrer el camino restante a pie. El joven se unió al grupo, porque esa sería una peregrinación “más hermosa”.

Pruebas en el camino

Los religiosos emprendieron el camino con las mismas penalidades y dependencia de la Providencia con que Tolaba lo había iniciado en Argentina, y resultó también ser una dura prueba, en la cual vivió momentos de temor. “Era muy peligroso porque no teníamos un lugar para dormir, pero yo me mantenía rezando el Rosario”, recordó. “En un momento dado sentí que ya no podía más, y simplemente lloraba y oraba a Jesús que protegiera a todos y que se hiciera su voluntad”. Cuando el hambre y el dolor en sus pies maltratados se hacían intolerables, un hombre que viajaba a San Pablo ofreció a los peregrinos llevarlos en su vehículo.

Un día antes del comienzo de la Jornada Mundial de la Juventud, Tolaba llegó al Santuario de Aparecida. “Había un festival allí y me di cuenta qué tan cerca estaba, así que comencé a llorar”, relató el joven. En el lugar conoció a un sacerdote argentino con quien llegó finalmente a Río de Janeiro. “Estaba hambriento, pero estaba feliz”. Un voluntario de la JMJ le asignó un lugar de descanso cerca de la playa, pero Tolaba postergó su descanso para poder ver al Santo Padre.

“No pude verlo cuando llegó en su Papamóvil el otro día. Tuve que elegir entre verlo o ir a Misa, y elegí la Eucaristía”, explicó. También comentó a CNA que le gustaría tener la oportunidad de hablar con el Santo Padre. “De verdad me gustaría decirle lo bueno que es seguir a Jesús y que él está en lo correcto”, afirmó, “deberíamos dejarnos guiar por Jesús”.

Con información de JMJ Río2013 y CNA.

 

Jornada de la Juventud y la Iglesia en Hispanoamerica

La Jornada de la Juventud del Papa Francisco:

Una sacudida para la Iglesia en Hispanoamérica

El primer Papa iberoamericano de la Historia emprende, del 22 al 28 de julio, su primer viaje internacional, a Hispanoamérica para presidir la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebra en Brasil, el país con el mayor número de católicos del mundo. Para la Iglesia que habla y reza en español y portugués, se trata de la sacudida para reaccionar ante sus dos desafíos más cruciales: el avance de comunidades neo-pentecostales, que en ocasiones degeneran en sectas, así como la secularización que lleva a la pérdida de la fe

Llegada de la Cruz de los jóvenes al monumento a Cristo Redentor del Corcovado, el pasado viernes,12 de julio, ante la ya inminente celebraciónde la JMJ de Río de Janeiro
 

El próximo lunes, 22 de julio, el Papa Francisco comienza el primer viaje internacional de su pontificado, en un avión de Alitalia preparado con particular sobriedad para esta ocasión, para visitar su continente natal, en particular, Brasil, con motivo de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud. La agenda del viaje la ha heredado de Benedicto XVI, quien anunció, el 22 de agosto de 2011, en la explanada de Cuatro Vientos, a las afueras de Madrid, que la próxima JMJ se celebraría en Río de Janeiro. Nada más ser elegido Papa, una de las primeras decisiones de Francisco fue confirmar su compromiso para encontrarse con los chicos y chicas del mundo en tierras vecinas a su Argentina natal.

Se esperan para la Vigilia de la noche del 27 de julio y la misa del día siguiente unos dos millones de jóvenes, 11 mil sacerdotes, 1.500 obispos y unos 60 cardenales. Los más numerosos serán los procedentes de Brasil, claro está, de Estados Unidos y de Argentina. Es la segunda vez que Hispanoamérica acoge un evento de estas características: el primero tuvo lugar en 1987, precisamente en la Buenos Aires de Jorge Mario Bergoglio.

Un evento de estas características está llamado a tener un enorme impacto, en primer lugar, en la Iglesia en Brasil, así como en toda la Iglesia de América. Entre la Tierra de Fuego y Alaska viven ya casi la mitad de los católicos del planeta. Está claro que la evangelización del tercer milenio dependerá ante todo de las comunidades católicas de esas tierras.

¿Una nueva reforma protestante?

Ahora bien, al Papa Francisco no le gusta esconder los problemas y sabe que su visita tiene que dar una sacudida a la Iglesia en América para afrontar los dos grandes desafíos que desangran a los bautizados de ese continente. Ante todo, la Iglesia del continente de la esperanza, como la bautizó Juan Pablo II, afronta su desafío más visible: el crecimiento de grupos protestantes, o más bien pentecostales, con frecuencia sectas, en general sumamente agresivas con la Iglesia católica. Se trata de un fenómeno que afecta a todo el continente. El semanario Time Magazine, en su edición del pasado 4 de abril, dedicaba una portada a La reforma latina y explicaba que los latinos llegados a los Estados Unidos y que se convierten al protestantismo se han convertido en el fenómeno religioso de mayor importancia estadística en esa nación.

En estos momentos, el 62% de los 52 millones de hispanos en los Estados Unidos son católicos. Time considera que, si el crecimiento de los grupos evangélicos sigue avanzando, para 2050, el 50% habrá pasado a formar parte de una comunidad protestante.

Este fenómeno se experimenta en el resto de los países del continente, aunque con porcentajes diferentes. En el mismo Brasil, por ejemplo, según el Censo Demográfico del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, en los últimos diez años la Iglesia católica perdió al 1,3% de sus fieles, mientras que el número de los evangélicos aumentó en un 61,45%. En el año 2000, cerca de 26,2 millones de brasileños se decían evangélicos, mientras que en el año 2010 eran 42,3 millones. De todos modos, Brasil mantiene su mayoría católica. El número de los católicos en 2010 era de 123,3 millones, cerca del 64,6% de la población. Diez años antes, era de 124,9 millones, es decir, el 73,6% de los brasileños.

En ocasiones, no es fácil encontrar una sola palabra para hacer referencia a estas comunidades llamadas evangélicas. En general, no se trata de evangélicos en el sentido original de la palabra, es decir, miembros de las comunidades eclesiales surgidas directamente de la Reforma introducida por Martín Lutero. Los católicos de América no abandonan su Iglesia (*) ver nota abajo-  para pasar a formar parte de comunidades luteranas. Dejan la comunidad en la que recibieron el Bautismo para pasar al pentecostalismo, o neo-pentecostalismo, nombre con que se le conoce al conjunto de comunidades religiosas que recalcan la doctrina del Bautismo en el Espíritu Santo.

El movimiento pentecostal, como también se le conoce, carece de un dirigente mundial debido a las diferentes creencias y opiniones sobre doctrinas, prácticas y liturgia que hay entre las organizaciones religiosas. En Brasil, los grupos pentecostales, o neo-pentecostales, con mayor seguimiento son la Asamblea de Dios (12,3 millones), la Congregación Cristiana en Brasil (2,3 millones) o la Iglesia Universal del Reino de Dios (1,8 millones).

En el continente en el que nació y creció la Teología de la Liberación, que clama contra la injusticia social, en ocasiones utilizando las categorías del marxismo (motivo por el cual fue condenada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuando su Prefecto era el cardenal Joseph Ratzinger), entre estas comunidades neo-pentecostales está expandiéndose de manera preocupante la Teología de la Prosperidad. Esta doctrina parte de una convicción: el dinero es bendición de Dios y, por tanto, los fieles que participan en estos nuevos grupos, que en ocasiones pueden catalogarse de sectas, son bendecidos con la prosperidad.

Una de las principales organizaciones religiosas del neopentecostalismo que promueve la Teología de la Prosperidad es la Iglesia Universal del Reino de Dios, también conocida como Pare de sufrir. En todas sus reuniones, instan a sus feligreses a dar el diezmo y las ofrendas para recibir la abundancia material y espiritual sobre sus vidas, así como la prosperidad en sus negocios. En sus programas de televisión muestran a personas contando sus testimonios de cómo fueron bendecidos por Dios al apoyar financieramente a esta Iglesia.

El cardenal Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida, la segunda meta del Papa en su viaje a Brasil, y Presidente de la Conferencia de los Obispos de Brasil, consideraba en días pasados, en una entrevista concedida a la prensa brasileña, que el crecimiento de los evangélicos en Brasil ha llevado a la Iglesia católica a despertar, que hasta ahora había vivido bastante acomodada. «Quizá nos hemos acomodado, y puede ser que el crecimiento del movimiento pentecostal nos haya hecho despertar a nuestra verdadera misión», afirma. Según el purpurado brasileño, los cambios de los últimos años han provocado una pérdida en el número de fieles, pero, al tiempo, «los practicantes son mucho más coherentes con su fe; la practican de manera más convencida. Y esto es muy positivo».

El proceso de secularización

Voluntarios de la JMJ

El movimiento pentecostal no es la única amenaza para los bautizados católicos de Iberoamérica. No es ni siquiera la más importante. La más insidiosa y numéricamente representativa es el alejamiento de la fe. En la América evangelizada por los misioneros españoles, hoy día se vive un doble fenómeno: por una parte, avanza el consumismo, en particular importado de la sociedad estadounidense, cuya riqueza constituye un modelo para muchísimas realidades sociales iberoamericanas.

Por otra parte, especialmente en Sudamérica, avanza un proceso de laicidad, importado de ideologías europeas, de carácter en ocasiones más racional y anticlerical. El resultado está ante los ojos de todos: en algunos países, como es el caso de Uruguay, la práctica religiosa es inferior a la de nuestros países católicos europeos. En la mayoría de los países Iberoamericanos, la Iglesia sigue gozando de una gran importancia, influencia, e incluso prestigio, pero la práctica religiosa está decreciendo para acercarse a los índices europeos.

Aquí se encuentra el gran desafío que afronta el Papa Francisco. El lema de su visita a Brasil será Id y haced discípulos entre todas las naciones (Mateo 28, 18), como dice en la introducción el Misal que él mismo seguirá en ese país, para recordar «la urgencia misionera del momento histórico en que vivimos, caracterizado por el secularismo, que intenta apagar la llama de la fe cristiana en la sociedad postmoderna». En el fondo, el Papa lanzará, en la Jornada Mundial de la Juventud del Año de la fe, el llamamiento a la nueva evangelización para aplicar el mensaje misionero que lanzó la Conferencia del Episcopado Latinoamericano, reunido en Aparecida en mayo de 2007. El documento final tuvo, como primer redactor, al entonces arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio.

El cardenal Raymundo Damasceno Assis considera que el Papa Francisco viene a Brasil a recordar a la Iglesia su misión central: «La Iglesia existe para evangelizar. Lo que significa que la Iglesia tiene que atender a quienes participan en nuestra comunidades, así como salir al encuentro de los que están alejados». Según el purpurado, este mensaje «no es una respuesta a los evangélicos. Lo hacemos, pues es nuestra misión, nuestro objetivo, nuestra finalidad. Estamos acomodados y tenemos que salir del conformismo. Esto está muy claro en la visión del Papa Francisco».

.(*)
-Nota del administrador del blog: la experiencia del Bautismo en el Espritu, es común en varias Iglesias cristianas, incluida la Iglesia Catílica. Esta experiencia forma parte de la esencia de la Renovación Carismatica Católica, reconocida por los Papas y más de 100 millones de católicos integrantes de grupos de oracion en todo el Mundo-Grupos  fieles a la comunión y enseñanza de la Iglesia Catolica y libres de relación con sectas-

Medjugorie: los mensajes de la Virgen en el año de la fe

 

Los mensajes de la Virgen sobre la fe

Gospa, año de la fe

25 de mayo de 1999

“Queridos hijos, hoy también los invito a que se conviertan y crean con mayor fuerza en Dios. Hijos míos, ustedes buscan la paz y oran de distintas maneras pero aún no le han dado el corazón a Dios, para que Él pueda llenarlos con su Amor. Ésta es la razón por la que estoy con ustedes, para enseñarles y para acercarles al Amor de Dios. Si aman a Dios por sobre todas las cosas, entonces les será fácil orar y abrirle el corazón. Gracias por haber respondido a mi llamada”.

25 de febrero de 2000

“¡Queridos hijos! Despierten del sueño de incredulidad y pecado, ya que este es un tiempo de gracia que Dios les da. Aprovechen este tiempo y pidan a Dios la gracia de la curación de vuestro corazón, para que con el corazón miren a Dios y al hombre. Oren de manera especial por los que no han conocido el amor de Dios y con sus vidas testimonien con el fin de que ellos también conozcan a Dios y su inmenso amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”.

25 de mayo de 2000

“¡Queridos hijos! Me regocijo con ustedes y en este tiempo de gracia los invito a una renovación espiritual. Oren, hijos míos, para que en ustedes habite en plenitud el Espíritu Santo, a fin de que puedan testimoniar con gozo a todos aquellos que están lejos de la fe. Hijos míos, oren en particular por los dones del Espíritu Santo, para que en el espíritu del amor cada día y en cada situación estén más cerca del hermano y a fin de que con sabiduría y amor superen toda dificultad. Yo estoy con ustedes e intercedo por cada uno de ustedes ante Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”.

25 de enero de 2001

“Queridos hijos, hoy los invito a renovar la oración y el ayuno, aún con mayor entusiasmo, hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes. Hijos míos, quien ora no teme el futuro y quien ayuna no teme el mal. Les repito una vez más: sólo con la oración y el ayuno hasta las guerras pueden ser detenidas, las guerras de la incredulidad y del miedo por el futuro. Estoy con ustedes y les enseño, hijos míos: es en Dios donde está su paz y su esperanza. Por eso, acérquense a Dios y pónganlo en el primer lugar en sus vidas. Gracias por haber respondido a mi llamada”.

Fuente: Glasnik Mira nº 5
Mayo 2013

Rosas para la Gospa | 13 julio, 2013 a las 11:15 AM | Categorías: Sin categoría | URL: http://wp.me/p16DH0-15v
A %d blogueros les gusta esto: