YO, Sí SOY ASí, SEÑOR!

YO, Sí SOY ASI, SEÑOR

Quiero hacer una oración sin distracciones,

y me pierdo al mínimo ruido.

Digo alabarte, y me miro a mi mismo

Digo quererte, y me quiero demasiado a mí mismo

Digo complacerte, y busco mi interés

Digo estimarte, y renuncio a muy poco por Ti.

 

YO, Sí SOY ASI, SEÑOR

Quiero mirarte frente a frente,

y observo a los que me rodean

Quiero seguirte, y voy detrás de tus enemigos

Quiero escucharte, y saliendo de tu templo,

lo olvido todo.

Quiero corregirme,

y caigo en el defecto de ser juez de los demás

Quiero superarme,

y exijo que sean los demás quienes lo hagan

 

YO, Sí SOY ASI, SEÑOR

Quiero adorarte, y me cuesta ponerme de rodillas

Quiero guardar silencio,

y no sé vivir sin el ruido

Quiero hablar con tu lenguaje, y sólo

utilizo el diccionario que me ofrece el mundo

Quiero buscar tus huellas,

y voy detrás de aquellas que conducen a la fama.

 

PORQUE, YO Sí QUE SOY ASI, SEÑOR,

Dame humildad para reconocer mis fallos

Fortaleza para hacerles frente

Gratitud para agradecerte lo mucho

que Tú haces por mí

Oración para mirarte y nunca ofender a los demás

Espíritu para dejarme moldear por tu Palabra

Amén.

Fuente: betania.es

Anuncios

SOR BRIEGE MCKENNA Y EL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Ars 2005 3

CANTEMOS AL AMOR DE LOS AMORES

Sor Briege McKenna tiene un amor incondicional por Jesús sacramentado. Ella misma experimentó la sanación ante el Santísimo expuesto y ese momento cambió radicalmente su vida. Pocos años después recibe la llamada a interceder por los sacerdotes y se dedica a ello con pasión. Desde el año 1985 ha recorrido junto al P. Kevin Scallon CM más de un millón de kilómetros, llevando a todos los rincones del mundo su amor por la Eucaristía y por el sacerdocio. Miles de sacerdotes se han visto bendecidos por estos Retiros del Padre Kevin y de Sor Briege. El objetivo de estos retiros es la renovación espiritual de los participantes por medio del arrepentimiento, la sanación y la oración.

Reproducimos a continuación un texto del blog ¡Está vivo! del Padre Fabián:

“¿Tenemos en la actualidad alguna Santa Clara? Estoy seguro que sí en la persona de la hermana Briege McKenna.

En 1970, Jesús le habló desde el Santísimo Sacramento. No fue una voz interior, sino una voz que se oyó claramente. El Señor quería que ella ayudara a sus sacerdotes. Desde entonces la hermana Briege les ha dado cientos y cientos de retiros. A lo mejor querrás leer su libro “Miracles Do Happen” (Los milagros si ocurren). 
La hermana Briege ha conmovido el corazón de miles de sacerdotes, afirmándolos en su ministerio. No hay un solo obispo en el mundo que no sepa de la gran labor que ella ha hecho por la Iglesia.

Cuando la hermana Briege llegó a Manila, comentó que las dos cosas que el diablo odiaba más, eran el sacerdocio y la Sagrada Eucaristía. Todos los días, así como Santa Clara, la hermana Briege pasa muchas horas rezando frente al Santísimo Sacramento.

De todos los retiros que la hermana Briege ha dirigido en distintos lugares del mundo, hay uno que ella nunca lo llegó a dar y que es mi cuento favorito. Se había programado un retiro para los obispos de Nigeria. Pero estalló una guerra civil y la hermana Briege no pudo viajar hacia allá.

Como el padre Martín estaba en la diócesis predicando sobre la adoración, el obispo Ganaka le pidió que reemplazara a la hermana y dirigiera el retiro. Entre los obispos asistentes estaba el obispo Albert Obinafuna de Awka, quien invitó al padre Martín a su diócesis. Allí el padre conoció a un joven camarero llamado Fabián Eke.

Fabián representa la primera vocación de África para los misioneros del Santísimo Sacramento. Acaba de terminar sus estudios de teología y se ordenará el próximo año. Luego Fabián hará lo que Santa Clara y los compañeros de San Francisco hicieron. Mendigará por amor a Dios. Pero no pedirá pan para comer sino el amor de las personas por “el Pan Vivo que bajó del cielo”. Volverá y difundirá la adoración perpetua por toda África.

Tú deberías hacer lo mismo, querido Tomás. Rogarle a la gente que ame a Jesús en el Santísimo Sacramento
Debes tener adoración en tu parroquia. El amor se humilla.

Cuanto uno más ama, más dispuesto está a humillarse y a mendigar el amor por otro.

Si Santa Clara se hubiera avergonzado de mendigar nunca habría existido la Comunidad de Hermanas Clarisas. No hubiera habido una hermana Briege que al ir por el mundo entero mendigando amor, conmueve los corazones de los sacerdotes y los acerca al Santísimo Sacramento”.

El texto completo se puede ver en http://padrefabian.blogspot.com.es/2011/01/5-mendigando-amor.html

Examen de conciencia basado en las Bienaventuranzas

Raniero Cantalamessa

El mejor modo de tomar en serio las Bienaventuranzas evangélicas es servirnos de ellas como de un espejo para un examen de conciencia verdaderamente “evangélico”. Toda la Escritura, dice Santiago, es como un espejo en le que el creyente debe mirarse con calma, sin prisa, para conocer verdaderamente “como es” (cf. St 1 23-25), pero la página de las bienaventuranzas lo es de manera única.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

¿soy podre de espíritu, pobre dentro, abandonado en todo Dios? ¿Soy libre y estoy desapegado de los bienes terrenos? ¿Qué representa el dinero par mí? ¿Trato de seguir un estilo de vida sobrio y simple, como conviene a quien quiere testimoniar el evangelio? ¿Tomo en serio el problema de la espantosa pobreza no elegida sino impuesta a tantos millones de hermanos mío?

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

¿Considero la aflicción como una desgracia y un castigo, tal como lo hace la gente del mundo, o como una oportunidad de parecerme a Cristo? ¿Cuáles son los motivos de mis tristezas?: los mismos de Dios o los del mundo? ¿Trato de consolar a los demás o sólo ser consolado yo? ¿Sé guardar como un secreto entre Dios y yo algún contrariedad, sin hablar de ello a diestro y siniestro?

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

¿Soy humilde? Hay una violencia de las acciones, pero también hay una violencia de las palabras y de los pensamientos. ¿Domino la ira fuera y dentro de mi? ¿Soy amable y afable con quien está cerca de mí?

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

¿Tengo hambre y sed de santidad? ¿Tiendo a la santidad o desde hace tiempo me he resignado ala mediocridad y a la tibieza? El hambre material de millones de personas, ¿pone en crisis mi búsqueda continua de comodidad, mi estilo de vida burgués? ¿Me doy cuenta de en qué medida yo y el mundo en que vivo nos encontramos en la situación del rico epulón?

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

¿Soy misericordioso? Ante la equivocación de un hermano, de un colaborador, ¿reacciono con el juicio o con la misericordia? Jesús sentía compasión por las multitudes: ¿y yo? ¿He sido también yo alguna vez el siervo perdonado que no sabe perdonar? ¿Cuántas veces he pedido y recibido a la ligera la misericordia de Dios por mis pecados, sin darme cuenta de a qué precio me la ha procurado Cristo?

Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.

¿Soy puro de corazón? ¿Puro en las intenciones? ¿Digo sí y no como Jesús? Hay una pureza del corazón , una pureza de los labios, una pureza de los ojos, una pureza del cuerpo… ¿Trato de cultivar todas estas purezas tan necesarias especialmente par las almas consagradas? Lo opuesto más directamente a la pureza de corazón es la hipocresía. ¿A quien me esfuerzo por agradar en mis acciones: a Dios o a los hombres?

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

¿Soy agente de paz? ¿Pongo paz entre las partes? ¿Cómo me comporto en las conflictos de opiniones, de intereses? ¿Me esfuerzo por referir siempre y sólo el bien, las palabras positivas, dejando caer el mal al vacío, los chismes, lo que puede sembrar discordia? ¿Está la paz de Dios en mi corazón, y si no, por qué?

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

¿Estoy dispuesto a sufrir algo en silencio por el Evangelio? ¿Cómo reacciono ante alguna ofensa o desaire que recibo? ¿Participo íntimamente en los sufrimientos de tantos hermanos que sufren verdaderamente por la fe, o por la justicia social y la libertad?

_______________

Homilías del P. Cantalamessa sobre Bienaventuranzas

1: La Bienaventuranzas Evangélicas
2: Bienaventurados los mansos porque poseerán la tierra
3: Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados

4: Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia

[Post editado por: Fraternidad Monástica Virtual]

Las Moradas, un libro para ser escuchado

Teresa, de la rueca a la pluma

Teresa de Jesús plantea su obra del Castillo Interior, ya desde el comienzo, como  un diálogo con sus hermanas: «Iré hablando con ellas en lo que escribiré» (prólogo 4). Animadas por esta idea, y conscientes del alto contenido de oralidad que posee toda la obra teresiana, las Carmelitas Descalzas de Altea (Alicante-España), acaban de presentar un audiolibro de esta obra cumbre de la escritora abulense, en el marco del IV Congreso Internacional Teresiano (Ávila, 2 al 8 de septiembre). El DVD ha sido producido y editado por esta comunidad, y en él, María Suárez “Mohiní” pone voz a la mística castellana. La obra se publica como homenaje a santa Teresa de Jesús, en este tiempo de preparación al V Centenario de su nacimiento, y las hermanas tienen en proyecto la grabación del resto de obras de Teresa de Jesús.

Ver la entrada original 35 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: