La cuaresma y los frutos de la conversión

MIÉRCOLES DE CENIZA(Jl 2, 12-18; Sal 50; 2 Cor 5, 20 – 6, 2; Mt 6, 1-6. 16-18

 TRES LLAMADAS

“Convertíos a mí de todo corazón”.

 “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios”.

 “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos”.

CONSIDERACIÓN

La Iglesia nos invita a volvernos hacia Dios, movimiento trascendente y teologal; a poner nuestros ojos en el rostro divino revelado, en Cristo. Él deberá ser el motivo absoluto del itinerario cuaresmal.

 Te ofrezco siete efectos o manifestaciones de la conversión del corazón, de la mente y de las fuerzas.

 CONVERTIRSE

Convertirse es girar los pies, y ponerse en la dirección del que se nos revela Camino y Guía, Jesucristo.

 Convertirse es fijar la mirada en quien se nos muestra modelo de humanidad, e iniciar o reiniciar un movimiento emulativo, no para ser visto por los hombres, sino por Aquel que penetra las entrañas y el corazón.

 Convertirse es vivir tomando los valores del Evangelio como norma de vida, y hacer de la Palabra de Dios la hoja de ruta en el día a día, durante toda la existencia, que se simboliza en la cuarentena.

Convertirse es abandonar el seguimiento del pensamiento mundano, huir del espectáculo vanidoso y de la apariencia de virtud, para avanzar de manera discreta y coherente con la fe que se desea profesar en la Noche de Pascua.

 Convertirse es obedecer las insinuaciones del Espíritu Santo, en relación con el trato con Dios en la oración, y en el trato con el prójimo con las obras de misericordia, como se simboliza en el ayuno solidario.

 Convertirse es vivir de manera coherente la identidad recibida en el bautismo, y no contradecir con la propia conducta lo que profesan los labios.

 Convertirse es no tener doblez de corazón, y ser el mismo ante Dios, que ve lo escondido, y ante la sociedad, sin negociar, según el ambiente, la identidad cristiana.

Angel Moreno, Buenafuente del Sistal

___________________

¿Qué es la Cuaresma?

¿Qué es la Cuaresma?

Comienza el Miércoles de Ceniza, cuando el sacerdote impone ceniza en la frente o en la cabeza de los católicos para invitarles a la penitencia.

Las cenizas proceden de las ramas de olivo bendecidas el Domingo de Ramos del año precedente.

Todos los viernes de Cuaresma la Iglesia católica propone no comer carne como signo de penitencia. También propone vivir cierto ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Además invita a los cristianos a vivir otras formas de piedad como dar limosna, hacer alguna peregrinación o practicar alguna otra privación voluntaria para preparar la Semana Santa.

IR A:  LA CUARESMA EN EL CRISTIANISMO PRIMITIVO

Fuente: Primeroscristianos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: