Consagración a Jesús Niño

946437_10208344071462328_3110420247566584293_n“Niño Jesús, Niño Dios, has venido tan pequeñito, tan vulnerable, tan pobre, tan débil por nosotros. Te ofrezco los miedos de mi debilidad, de mi vulnerabilidad, de mi pequeñez, de mi pobreza. Deposito todo lo que soy en tu puro e inocente corazón. Sí, me consagro a ti, Niño Jesús. Rey de Amor, me consagro a tu inocencia, a tu pureza. Sí, Tú eres el verdadero Amor, la verdadera belleza, Tú eres Aquel que no sospecha nada. ¡La inocencia de tu mirada nos salvará! ¡Niño Jesús, sálvame por tu inocencia!”

JM Hammel

NAVIDAD

JOHN MAIN
 
Dios está con nosotros!
 
´La Navidad es una fiesta de gran gozo porque viene nuestro Redentor. El viene a restaurar la inocencia perdida, a restaurarnos a ese estado perfecto de la niñez, para convertirnos en los hijos de Dios, que le obedecemos, que lo amamos, dispuestos a servirle siempre de la forma más perfecta y generosa posible.
 
El estado de maravilla y de felicidad de un niño en la Navidad es correctamente visto como un sacramento en su verdadero significado.  Es con la misma simpleza que debemos recibir este regalo supremo del amor de Jesús.
 
La Navidad es más que una fiesta – es una estación.  Y como todas las estaciones, su esencia consiste en un periodo de preparación,  luego el logro y luego de integración de lo que ha sido logrado en la gran estación de la que formamos parte, la estación de nuestra propia vida.´
John Main
Del libro: “The Joy of Being”
Darton, Longman and Todd – London

Amigo, ¡Feliz Navidad!

   

Al acercarnos a las celebraciones de la Navidad, puede parecer que todos los preparativos y costumbres se deben a un rito surgido de nuestra necesidad de sentir el calor de la familia, la cercanía de los amigos, el clima de paz, la falta de violencia que percibimos en ese tramo de vida en el que son necesarias la intimidad, la bondad, la alegría del niño que todos llevamos dentro.

   El mensaje que ofrecen las Sagradas Escrituras no es una parábola ni un bello cuento para crudas noches de invierno, junto al hogar encendido, sino que los evangelios demuestran el cumplimiento de las profecías. Lo anunciado desde antiguo en los textos sagrados tuvo lugar, en tiempos del emperador Augusto, en Belén, donde la Virgen María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales, y lo recostó en un pesebre.

   La Navidad no es una hipótesis, ni un deseo noble de entendimiento y de convivencia proyectado por los mejores sentimientos de la humanidad. Los cristianos celebramos un acontecimiento que ha marcado la historia, y su recuerdo reaviva la esperanza, el agradecimiento, la ternura y la sensibilidad.

   Si el pueblo del Antiguo Testamento fue acompañado por los profetas, por quienes se atrevieron a prever un futuro liberador y luminoso cuando experimentaban el rigor del exilio y la deportación,  ¡cuánto mayor deberá ser el sentimiento de paz, de alegría, de esperanza, si el acompañamiento de Dios no es un deseo, sino la verdad que funda la fe cristiana, el nacimiento del Emmanuel!

   Desde aquella bendita noche en que apareció sobre la tierra la bondad de Dios en su Hijo hecho hombre, los que dan fe a esta noticia gozan de una Presencia permanente y entrañable, que les permite afrontar la existencia en cualquier situación, con esperanza, y hasta con alegría, aun en medio de las posibles pruebas.

   No deseo violentar tu estado de ánimo, si acaso vives una experiencia oscura y difícil de soportar. Te puedo asegurar que nada de lo que padeces o gozas le es ajeno a Dios. Él ha querido compartir nuestra historia para que siempre contemos con su acompañamiento. Desde aquella Nochebuena ya no estamos solos.

 Porque hubo una Navidad, toda circunstancia puede interpretarse y vivirse de otra manera. Mi deseo sincero y amigo es que te alcance la luz del Sol naciente, Jesucristo, y tu corazón se llene de claridad. Desde el nacimiento de Jesús en nuestro mundo, todos somos portadores de su presencia, especialmente aquellos que padecen mayor necesidad. No cierres la puerta a la Navidad que acontece dentro de ti.

 Amigo, ¡Feliz Navidad!

Carta de Buenafuente

Tiempo de Adviento – Palabras de esperanza

21 de diciembre: (Cant 2, 8-14; Sal 32; Lc 1, 39-45)

Poema de amor 

“¡Oíd, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados!

Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo.

Mirad: se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías.

Habla mi amado y me dice: «¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí!” (Cant 2, 8-9).

 

Recepción de la Palabra 

 

Es muy difícil expresar la relación de amor de Dios con la humanidad, si la interpretamos desde la experiencia afectiva humana. Nuestra limitación sexuada no puede discernir bien lo que significa la declaración de amor esponsal de Dios. Homologar la relación matrimonial de Dios con la humanidad desde el analogado humano puede llegar a una aberración.

 

Sin embargo, la Sagrada Escritura, a la hora de revelar el amor que Dios tiene a su pueblo, lo ha descrito en las categorías del amor entre esposo y esposa. Y cuando el Evangelio de San Juan presenta a Jesús, lo hace en clave de unos desposorios, en el marco de una boda en la que el verdadero novio es Jesús.

 

Si leemos estas referencias en vísperas de conmemorar  el Misterio de la Navidad, nos será fácil contemplar la Encarnación del Verbo y el nacimiento del Hijo de Dios en Belén como la consumación de un desposorio entre la Divinidad y la humanidad en la única persona del Hijo Amado de Dios.

 

Pero no solo se nos revela tan íntima relación en el hecho único del Verbo encarnado, sino que en Él y por Él, los creyentes tenemos la llamada a formar una sola cosa con quien es la manifestación plena del amor de Dios.

 

Los místicos son testigos privilegiados de la capacidad del corazón humano de enamorarse de Dios, y de sentir el amor divino como respuesta total a la indigencia afectiva humana. Pero el amor esponsal que Jesucristo ofrece no está reducido a los que lo experimentan de una manera sublime, sino que Él ha querido dejarnos la posibilidad de formar parte de su misma vida a través de la participación eucarística y de los sacramentos.

 

El mismo Jesús asegura que quien come el Pan de Vida,  su carne y  su sangre, forma una sola cosa con Él. En Navidad, a todos los cristianos  se nos reaviva la llamada no solo a venerar y adorar en el pequeño Jesús a Dios hecho hombre, sino también a estremecernos por lo que significa que Dios haya querido asumir nuestra naturaleza para hacernos una sola cosa con Él. Quienes den fe a esta Misterio, gozarán, ya en esta vida, de la máxima posibilidad de relación con Dios.

P. Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

La Alegría de Adviento

Decálogo de la alegría de Adviento 

adviento-4 ( Post editado por la Revista Ecclesia )

1.Si hablas por teléfono, hazlo con alegría. La otra persona se dará cuenta que, en tu interior, hay una fuerza poderosa: el optimismo de la fe.

2.Si has de corregir a alguien, hazlo con alegría. Se consigue más con miel que con hiel. Denotará que, Jesús, dirige tus palabras.

3.En tu trabajo procura poner el esfuerzo de la sonrisa. Los que te vean comprenderán que, una fuerza superior, te hace diferente a lo que te rodea.

4.En el sufrimiento no pierdas nunca la esperanza de la fe. Una enfermedad con el peso de la tristeza coloca más peso sobre la debilidad de nuestras personas. Lleva ilusión allá donde exista dolor.

5.Aunque por dentro llores, lleva siempre un buen gesto en tu rostro. Hay muchas personas que se conduelen con las lágrimas de los demás pero, otras, se burlan de ellas.

6.Lleva con gozo y con cintura tu pertenencia a la Iglesia. Manifiesta, con alegría, lo mucho que recibes de ella. ¿Qué no te entienden? ¿Acaso Cristo fue bien acogido en Belén?

7.La alegría debe der ser el lenguaje normal y ordinario de los cristianos. Jesús, en todas circunstancias, buscó el bien de los demás. El júbilo debe de ser el carnet de identidad de una persona que cree y espera a la Navidad.

8.El adviento afina las cuerdas del alma. Prepárate con la Palabra de Dios, con la eucaristía de cada día, con el sacramento de la reconciliación y…por dentro sentirás una especial armonía: la alegría de ser todo/a para Dios.

9.Recuerda aquello de: “Quién ríe el último, ríe mejor”. Muchos, en la Navidad,  se perderán entre las telarañas del consumo, de las luces sin sentido o de los mensajes sensibles pero sin contenido cristiano. Jesús no pretende ser acogido por todos pero sí por algunos. Entre ellos…tú.

10.Jesús crece en el seno de la Virgen y florece en el pesebre de Navidad. Que seas tú, con tus labios, un pregón de lo que está por acontecer: La Navidad es el amor de Dios a la humanidad ¿Lo vas a silenciar o proclamar?

corona adviento Decálogo de la alegría de Adviento

El Adviento en Internet

EL ADVIENTO EN PÁGINAS DE INTERNET

adviento-i-domingo-a

En Internet existe una gran diversidad de páginas que tratan sobre el Adviento. En seguida encontrarás una selección de sitios donde puedes consultar o descargar artículos y materiales catequéticos, clasificados por temas. Sólo da clic en el enlace que te interese.

internet2

 

 

 

 

 

  1. Qué es el Adviento

http://www.churchforum.org/info/Liturgia/Navidad/Adviento.htm

http://www.aciprensa.com/fiestas/Adviento/index.html

http://es.catholic.net/celebraciones/120/301/articulo.php?id=1199

http://www.iglesia.org/articulos/adviento.php

http://www.iglesia.org/articulos/adviento2_03.php

http://ec.aciprensa.com/a/adviento.htm

http://www.iglesia.cl/especiales/navidad_2003/_adviento.html  

 2. Origen y significado del término Adviento, lecturas bíblicas, mensajes del Papa

http://www.es.catholic.net/celebraciones/120/301/articulo.php?id=1199

http://es.wikipedia.org/wiki/Adviento

http://www.vatican.va/liturgical_year/liturgico_sp/ordinario.html#2008

http://encuentra.com/articulos.php?id_sec=191&id_art=5904&id_ejemplar=0

http://www.caminando-con-jesus.org/adviento/ADVIENTO.htm

http://www.misiones.catholic.net/navidad.htm

http://drelitorreon.iespana.es/Cazatesoro/Adviento/adviento.htm

san_juan_bautista_jordan

03adviento1

 

 

 

 

 

  

3. Desarrollo histórico del Adviento

http://www.iglesia.org/articulos/adviento_historia03.php

http://www.zenit.org/article-17580?l=spanish

http://www.buenasideas.org/index.php?option=com_content&task=view&id=242&Itemid=2〈=

 

4. Para vivir el Adviento, tiempo de espera, tiempo de conversión

http://www.iglesia.org/articulos/adviento_tiempo04.php

http://es.catholic.net/celebraciones/120/301/articulo.php?id=2996

http://www.mercaba.org/DIESDOMINI/ADVIENTO/para_vivir_adviento.htm

http://www.rosario.org.mx/liturgia/a_liturgico/adviento.htm

 04-advientoa4-cerezo

 

 

 

 

 

 

 

 

5. La Virgen María en el Adviento

http://www.iglesia.org/articulos/maria_adviento03.php

http://www.rosario.org.mx/biblioteca/mariaadv..htm

http://www.corazones.org/articulos/mother_adela/adviento_maria.htm

http://www.camineo.info/news/170/ARTICLE/4134/2007-12-15.html

 

6. Celebración en torno a la corona de Adviento:

http://www.churchforum.org/info/Liturgia/Navidad/adviento/advcor.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Corona_de_Adviento  

revista_31_09

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Material didáctico para el Adviento y la Navidad

http://servicioskoinonia.org/pastoral/

http://www.misiones.catholic.net/navidad.htm

http://www.pazybien.org/materiales/Adviento/

http://www.misiones.catholic.net/mater.htm

http://www.salesianoslitoral.org.ar/materiales/momentos/adviento.asp

http://www.archivalencia.org/adviento2008_web.htm

http://www.redjoven.org/home/destacado/adviento2008_web.htm

 cartel-adviento

María, la que dio a luz a Dios

 

¿Se puede dar a luz al Creador del Universo? ¿Se puede llevar en el vientre a Aquel que lo abarca todo? ¿Se puede ser hija y Madre al mismo tiempo? ¿Puede una criatura finita dar vida a un Ser infinito? ¿Puede Dios tener una Madre?

Podríamos plantear la interrogante de muchas maneras, al final la respuesta siempre es la misma… y se la dio el ángel a María durante la Anunciación: «porque ninguna cosa es imposible para Dios».

El problema para entender el dogma de la maternidad divina no está en el dogma mismo, sino en pretender leerlo fuera del crisol católico… o peor aún, desde una perspectiva anticatólica, buscando en el dogma una razón para “divinizar” a María.

Cuando proclamamos que María es Madre de Dios no decimos que ella sea anterior o superior a Dios, sino que afirmamos la divinidad de Jesús, su Hijo, en quien coexisten sus dos naturalezas unidas inseparablemente… Jesús es en todo momento Dios y Hombre. Y “en todo momento” incluye durante el parto. Por eso María es Madre de Dios. Tal vez está un poco más claro en la explicación que dimos el año pasado, si deseas leerla la puedes encontrar aquí.

Volvamos ahora a las palabras del ángel: «porque ninguna cosa es imposible para Dios». A Dios no le bastó que el ángel las pronunciara, sino que las puso en evidencia dos veces durante su conversación con María: cuando Jesús se encarnó en su vientre y cuando le dijo que Isabel, la estéril, estaba cerca de dar a luz.

«Porque ninguna cosa es imposible para Dios», ¡qué frase más maravillosa para comenzar el año! Esta frase nos abre las puertas de la fe y nos impulsa a creer en que, como María, Dios puede transformar nuestra existencia.

Pidámosle a María, Madre de Dios y madre nuestra, que nos acompañe con su fe durante este nuevo año que acaba de comenzar… y esperémoslo TODO de ÉL.

reedición del postMaría, la que dio a luz a Dios by Romualdo

del weblog “Tengoseddeti.org”

¡Feliz 2013! ¡Felices pequeños gestos que
nos reconcilian con la ternura del Hombre!

Oración al terminar el año

“Señor Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, Tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.

Al terminar un año más, te quiero agradecer por todo lo que recibí de Ti. Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol. Por la felicidad y el dolor, por lo que fue posible y por lo que no fue.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las nuevas amistades y los viejos rencores.

Los que están cerca de mí y los que no pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también Señor, hoy te quiero pedir perdón. Perdón por el tiempo perdido, por el tiempo mal gastado. Por la palabra inútil y por el amor desperdiciado.

Perdón por las obras vacías y el trabajo mal hecho. Perdón por vivir sin entusiasmo, por mis olvidos y mis silencios.

En las próximas horas comenzaremos un nuevo año. Detengo entonces mi vida, antes del nuevo calendario Y te presento estos días que sólo Tú sabes como llegaré a vivirlos.

Te pido por mí, mis parientes y amigos, te pido PAZ y ALEGRÍA. FORTALEZA y PRUDENCIA, LUCIDEZ y SABIDURÍA.

Quiero vivir cada día con OPTIMISMO y BONDAD. Llevar a todas partes, un corazón lleno de COMPRENSIÓN y PAZ. Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas y egoístas o que hieran. Abre mi ser a todo lo que es bueno.

Que mi espíritu esté lleno solo de bendiciones, para derramarlas por donde pase. Y que mi pequeñez dure por siempre. Lléname también de bondad, para que todas las personas que cruce en mi camino, puedan descubrir en mí, un poquito de Ti.

Dame un año FELIZ y enséñame a repartir FELICIDAD.

Amén”

Pablo Toledo MLM

Fuente Dejate-amar

A %d blogueros les gusta esto: