Oración para encontrar trabajo

 

Imagen

Plataforma de comunicación para las Parroquias Católicas

(Publicado por Administrador JUATIS)

 
 
 

Padre omnipotente, Rey de Gloria,

Vengo ante ti este día a clamar

A Tu Nombre, a recibir mi victoria,

Que por la sangre de Jesús me fue dada,

Para que en mi vida no haya

Miseria ni derrota.

 

Señor, tu conoces todas mis necesidades,

Tú conoces mis pensamientos,

Mis fortalezas, mis cualidades;

Y yo sé que tienes el poder de proveerme,

Un empleo digno, con un sueldo justo,

Donde sean apreciadas mis capacidades,

Donde  yo te honre y a la vez te sirva,

Todo eso y mucho más, Señor, tú puedes darme.

 

Tú has prometido en tu palabra,

Que ninguno de tus hijos sería desamparado,

Me pongo en tus manos ,Señor, ¡ábreme las puertas!

Y derrama gran bendición

Para que tu Nombre sea Glorificado.

 

Este día a ti levantaré mis manos, 

En señal de entrega, pero también en un grito de victoria,

Saldré a buscar y encontraré el empleo que te he pedido,

Caminaré con la confianza de mi fe en Cristo,

Tú prometiste que si creo, yo vería la gloria.

¡Gracias te doy! ¡oh, Señor, Padre eterno!

 

Gracias por responderme,

A ti sea toda alabanza, toda adoración y  toda honra.

Orar en la noche. Thomas Merton

orar en la noche Publicado en Amigos de Thomas Merton.

“Señor Dios de esta gran noche, ¿ves el bosque?; ¿oyes el rumor de su soledad?; ¿ves su secreto?; ¿recuerdas su aislamiento?; ¿ves que mi alma está empezando a disolverse como cera en mi interior?

Clamo de día, Dios mío, y no respondes, también de noche y no encuentro descanso.

¿Recuerdas ese sitio junto al arroyo? ¿recuerdas la cumbre de la colina de la viña en aquella ocasión en otoño, cuando el tren estaba en el valle?; ¿recuerdas la ladera boscosa detrás del emplazamiento de Hanekamp?; ¿recuerdas el momento del incendio forestal?; ¿sabes qué ha sido de los álamos que plantamos en primavera?: ¿observas el valle cuyos árboles yo marqué?

No hay hoja que no esté bajo Tu cuidado.
No hay grito que no sea escuchado por Ti antes de ser lanzado.
No hay agua en el esquisto que no esté oculta ahí por Tu sabiduría.
No hay manantial escondido que no hay sido escondido por Ti.
No hay vallecito para una casa solitaria que no haya sido planeado por Ti para una casa solitaria. No hay hombre para un acre de bosque que no haya sido hecho por Ti para ese acre de bosque.

Hay mayor consuelo en la esencia del silencio que en la respuesta a una pregunta. La eternidad está en el presente. La eternidad está en la palma de la mano. La eternidad es una semilla de fuego cuyas repentinas raíces quiebran las barreras que impiden que mi corazón sea un abismo”.

Thomas Merton.
Diarios: 4 de julio de 1952

Leer Mas; Descarga: LAS PÁGINAS MAS BELLAS DE THOMAS MERTON

A %d blogueros les gusta esto: